OPINIÓN | Situación Sucroalcoholera

En medio de esta grave crisis de salud en que estamos todos comprometidos, no está de más opinar algo sobre nuestra principal industria sucro-alcoholera

En medio de esta grave cri­sis de salud en que esta­mos todos com­pro­meti­dos, no está de más opinar algo sobre nues­tra prin­ci­pal indus­tria sucro-alco­holera, sobre todo toman­do en cuen­ta la noti­cia pub­li­ca­da en La Gac­eta del 20/08, donde señala que la naf­ta val­drá 4,2% más respec­to a los pre­cios que venían estanca­dos.

Sin embar­go, lla­ma la aten­ción que no haya ningu­na ref­er­en­cia de los entes ofi­ciales referi­dos a mod­i­ficar los pre­cios del bioetanol que tam­bién for­ma parte del com­bustible y están con­ge­la­dos des­de Diciem­bre 2019, pero con serias mod­i­fi­ca­ciones a la fór­mu­la orig­i­nal que surgió de la Res­olu­ción 1294/08 de Secr. De Energía. Luego fue mod­i­fi­ca­da dos veces, el 01/6/2018 con la Res­olu­ción 83/2018 y luego con la Dis­posi­ción 87/2018 del 11/5/2018, lo cual tra­jo una que­ja for­mal del Cen­tro Azu­carero Argenti­no, en el sen­ti­do que ya en Abril el pre­cio había mer­ma­do en $4,242/l, en Mayo $4,686/l y en Junio $5,157/l (ver La Gac­eta Julio 5–2019).

Una activi­dad indus­tri­al clave para la economía de Tucumán y el NOA no puede ser igno­ra­da o pasar inad­ver­ti­da con respec­to al pre­cio final, porque hace a la sub­sis­ten­cia mis­ma con muchos pro­duc­tores de mate­ria pri­ma y tra­ba­jadores por atrás. La políti­ca de los bio­com­bustibles es mundi­al y nació en 1997 con el Pro­to­co­lo de Kyoto (Japón) y rat­i­fi­ca­do en 2015 con la Cum­bre climáti­ca de París. En ambos casos, la R. Argenti­na se adhir­ió con Leyes Nacionales 25.438/01 y 27.270/16, afi­an­zadas por Ley 27.520/19 tam­bién referi­da a los efec­tos del cam­bio climáti­co. Es decir, no hay nada impro­visa­do y sus obje­tivos están para ser respeta­dos.

Por eso insis­to en la necesi­dad de con­sol­i­dar esta indus­tria. Esto es hoy. Ya habrá tiem­po de pen­sar en otras energías limpias del futuro, como la eléc­tri­ca o el hidrógeno cap­ta­do del mis­mísi­mo etanol, como lo tiene estu­di­a­do nue­stro país (ver Ley 26.133). En Tucumán, estu­dios efec­tu­a­dos en Agos­to 2018 rev­e­laron que en una mez­cla del 15%, el ahor­ro de emisión de C es de 89 gr, suje­to a la políti­ca de bonos de car­bono.

Para ten­er una visión más glob­al sobre lo desac­tu­al­iza­do que quedó el pre­cio del bioetanol frente a las naf­tas (ambas for­man parte del litro de com­bustible), hemos com­para­do la evolu­ción de los pre­cios de los com­po­nentes de la mez­cla y tam­bién agreg­amos los cono­ci­dos datos del IPC de los últi­mos 18 meses. Par­tien­do de Enero 2019, el Bio valía (según Secr. Energía) $22,226/l, luego en Junio $24,093/l y en Diciem­bre $29,808/l, cuan­do fue con­ge­la­do has­ta la fecha. Es decir, Enero 19 has­ta Agos­to 20, subió $7,582/l (34,12%). Aho­ra toman­do como ref­er­en­cia la naf­ta súper YPF de Bs As, el pre­cio fue des­de $36,99/l para Enero 19 a $53,47/l en Mar­zo 20 cuan­do fue con­ge­la­do, o sea $16,48/l (44,5%). Pero si lo lle­va­mos para Agos­to 20, con el aumen­to men­ciona­do, lle­ga a $55,71/l o sea $18,72/l (50,6% en más).

Aquí viene la primera obser­vación: 50,6% vs. 34,12% (sin comen­tar­ios).

Si lo enfo­camos con los val­ores de la naf­ta súper YPF en Tucumán, las difer­en­cias son may­ores, pues de $59,50/l fue a $61,99/l, que en relación a Bs As resul­ta $6,28/l más ele­va­da. Con estos números el val­or y pro­por­ción del Bio frente al litro del com­bustible, en Bs As sería del 6,4% y en Tucumán de 5,7% para los $3,57 actuales de los 120 cc en la mez­cla. En dólares serían 4 centavos/l, cifra ínfi­ma. Tam­bién tomamos en cuen­ta el cono­ci­do IPC para las mis­mas fechas y par­tien­do de base 100 en Enero 19, lleg­amos a 148,91 en Diciem­bre y un esti­ma­do 175,65 para Agos­to 20.

Todo esto afi­an­za lo atrasa­do del val­or Bio. Pero la opor­tu­nidad es ide­al para hac­er ver a las autori­dades nacionales cues­tiones de fon­do que avalan esta políti­ca con el bioetanol, como ser que este pro­duc­to (de energía limpia) apor­ta más oxígeno al mezclarse con las naf­tas para mejo­rar su octana­je, sí lo com­para­mos con los oxi­genantes sin­téti­cos- sobre todo los deriva­dos del metano- en la pro­por­ción de 34,7% oxígeno % peso vs.18,2% y con mejor índice RONMON/2 de de 109 a 106 (mide anti­det­o­nan­cia).

Los oxi­genantes sin­téti­cos son can­cerígenos gra­do 3 de la IARC por eso se van pro­hi­bi­en­do en el mun­do. Pero debe­mos agre­gar una cuestión  de mucho peso para lle­var la mez­cla al 15% y más, porque ello obe­dece a  que a par­tir de ese val­or no hay sep­a­ración de fas­es del  alco­hol con el agua y entonces se pueden emplear los dos tipos de alco­holes más cono­ci­dos en la mez­cla com­bustible como hace Brasil des­de hace años. O sea hablar del 15% no es por capri­cho. Hay razones téc­ni­cas- cien­tí­fi­cas valed­eras.

Estos son planteos nece­sar­ios de hac­er en Bs As y ojalá se encuen­tre alguien quien lo entien­da. Hay sendas car­petas pre­sen­tadas ante Sec­re­taría de Energía y tam­bién envi­adas al CAA para respal­do.

Arries­go una opinión de que un rea­juste del pre­cio sin IVA no puede ser infe­ri­or a $38,516/l con base dólar $77,41.

Por Ing. Fran­co Augus­to Fogli­a­ta.

Mer­cadoAzú­car.