Transporte de carga carretero, en la banquina del quebranto

Así lo afirmó Juan Aguilar, secretario de Relaciones Institucionales de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas ‑Fadeaac-.

Los empre­sar­ios trans­portis­tas de car­ga car­retera están muy pre­ocu­pa­dos con “el alza actu­al de cos­tos expo­nen­cial, cuan­do en real­i­dad se anhela­ba iba a ser dis­tin­to por la desreg­u­lación de los pre­cios del com­bustibles e hidro­car­buros en el país des­de octubre del año pasa­do, jugán­donos final­mente una mala pasa­da”, indicó Juan Aguilar, sec­re­tario de Rela­ciones Insti­tu­cionales de la Fed­eración Argenti­na de Enti­dades Empre­sarias del Auto­trans­porte de Car­gas ‑Fadeaac-.

“Esperábamos equi­li­brar los aumen­tos de cos­tos inter­nos, pero la escal­a­da del pre­cio del dólar y del bar­ril del crudo nos ha per­ju­di­ca­do porque hoy esta­mos imposi­bil­i­ta­dos de poder trasladar a nue­stros clientes”, indicó el diri­gente a Suple­men­to Verde de DIARIO DE CUYO.

“Si bien la may­oría de los clientes han recom­puesto los pre­cios de los pro­duc­tos que nosotros trans­porta­mos, ello no se ha vis­to refle­ja­do en la tar­i­fa final del flete que cobramos”, afir­mó.

“En lo que va del año el acu­mu­la­do supera el 45% sólo en el com­bustible y un 75% des­de la desreg­u­lación de los hidro­car­buros. Nosotros ten­emos medi­da una inflación de cos­tos inter­an­u­al acu­mu­la­do del 45% des­de julio del 2017 a agos­to del 2018”, explicó pre­ocu­pa­do.

“Ten­emos pre­cios que no dejan de cre­cer. La suma acu­mu­la­da del ter­cer trimestre lle­ga al 34%. Es decir, ten­emos un 3,5% prome­dio men­su­al durante el 2018”.

Trasla­do

“Sólo se ha podi­do trasladar el 50% de este aumen­to a la fecha, suma­do a que se han exten­di­do los pla­zos de pagos de los clientes”, afir­mó Aguilar agre­gan­do: “Esta­mos tra­ba­jan­do con un 20% prome­dio de tar­i­fa menos y con tasas de nego­ciación de val­ores que lle­gan a un 90%. Entre impuestos y sel­l­os esta­mos pagan­do un 10% men­su­al por nego­ciar un val­or”.

“Nues­tra situación es grave y con­duce direc­ta­mente al que­bran­to de las empre­sas de trans­porte. Hecho recono­ci­do por el Esta­do nacional, que ha pedi­do la may­or de la respon­s­abil­i­dad a ambas partes, para evi­tar lo suce­di­do en Brasil; donde el trans­porte, frente al aumen­to expo­nen­cial de com­bustible y en la manip­u­lación de los fletes por los dadores de car­ga, par­alizaron al sec­tor presta­dor del movimien­to de car­ga car­retero, al ser invi­able desar­rol­lar la activi­dad”.

Además, según la activi­dad, “los pla­zos de cobro del flete demor­an has­ta 90 días. Es invaible. Ten­emos has­ta tres aumen­tos por mes de com­bustibles, mien­tras pag­amos por ejem­p­lo el com­bustible de con­ta­do. Porque tam­poco ten­emos crédi­tos con las petrol­eras o prepa­go antes de con­sumir­lo”.

“Real­izamos el via­je, pag­amos los pea­jes y demás insumos y recién cobramos a los 90 días sin saber cuán­tos impre­vis­i­bles de aumen­to podemos cobrar”, afir­mó.

“Hoy ten­emos más certeza con los salarios y los pea­jes, son los cos­tos más esta­bles”.

“El prin­ci­pal gestor del aumen­to de cos­tos es el pro­pio esta­do, con una pre­sión fis­cal del orden del 42% sobre nue­stro sec­tor. Por ello le hemos pedi­do nos ayude a reducir los impuestos y tomar algunos de ellos se tomen a cuen­ta del pago de trib­u­tos nacionales a fin de reducir el impacto de los cos­tos y no ser traslada­dos a tar­i­fas”, comen­tó Aguilar.

“Para ello, nos reuni­mos con nue­stros clientes en pres­en­cia del Esta­do Nacional, quien no puede acom­pañar con ningún tipo de ayu­da financiera a nues­tra activi­dad, a fin de acor­dar de trasladar con respon­s­abil­i­dad a los fletes, parte de los pre­cios que los gen­er­adores de car­gas trasladaron a los pre­cios de sus pro­duc­tos”.

Indicó que “esper­amos sean respon­s­ables en este análi­sis como lo somos nosotros que, a pesar de todas las adver­si­dades enu­mer­adas, seguimos afrontan­do el con­tex­to y pre­stando el ser­vi­cio”.

Entre otros con­cep­tos Aguilar comen­tó que “las economías regionales más ale­jadas de Buenos Aires son las más grave­mente afec­tadas no solo por las dis­tan­cias, con com­bustibles muchos más caros que en la Ciu­dad Autóno­ma”.

“Asimis­mo al deten­erse la cade­na de pagos, esto gen­era un cír­cu­lo vicioso en toda la región. Cuan­do se para un trans­porte, sig­nifi­ca la par­al­ización de todas las activi­dades en esa región. Ha baja­do en estas regiones el con­sumo de com­bustible. Tam­bién las caí­das de con­sumo en ali­men­tos y bebidas gen­er­an rece­sión del trans­porte generan­do menor rentabil­i­dad y volúmenes de car­gas”.

Por ello esta­mos elab­o­ran­do y acer­can­do una prop­ues­ta inte­gral sistémi­ca que no solo involu­cra nues­tra labor, sino tam­bién con la escal­a­bil­i­dad, es decir gener­ar may­ores volúmenes de car­gas como con los bitrenes que ya suman más de mil camiones y que nece­si­ta­mos mul­ti­plicar para reducir los cos­tos por una mejor economía de escala”.

EN NÚMEROS

70 % de suba en cos­tos del com­bustible acu­mu­la­ría en su primer año de desreg­u­lación.

57 % aumen­taron los cos­tos del mate­r­i­al rodante y el cos­to financiero un 47,3%.

Fuente: Diario de Cuyo.