La Industria de alimentos y bebidas reclamó por Ingresos Brutos y tasas municipales

Agroindustria — La industria de alimentos y bebidas lleva acumulada una baja del 2,1% en actividad.

La indus­tria de ali­men­tos y bebidas nucle­a­da en la Coor­di­nado­ra de las Indus­trias de Pro­duc­tos Ali­men­ti­cios (COPAL), señaló que se encuen­tra tra­ba­jan­do en medi­das que per­mi­tan aliviar las urgen­cias financieras y trib­u­tarias de cada uno de los 37 sec­tores nucle­a­d­os en la enti­dad.

Con­sideran­do el gran aporte que asumen los sec­tores pro­duc­tivos con las últi­mas medi­das anun­ci­adas, el sec­tor con­sid­era impor­tante la mesa de diál­o­go inter­sec­to­r­i­al con el Min­is­te­rio de Pro­duc­ción en pos de encon­trar en el rum­bo de com­pet­i­tivi­dad estratég­i­ca, un mar­co de razon­abil­i­dad alin­ea­do con la situación coyun­tur­al de emer­gen­cia.

La indus­tria de ali­men­tos y bebidas lle­va acu­mu­la­da una baja del 2,1% en activi­dad, con un prome­dio del 60% de uti­lización de la capaci­dad insta­l­a­da. La pre­sión trib­u­taria (nacional, provin­cial y munic­i­pal) varía entre el 40 y el 50% depen­di­en­do el sec­tor, sien­do en tér­mi­nos com­para­dos de los nive­les más altos del mun­do. La irra­zon­able estruc­tura trib­u­taria no sólo afec­ta a la indus­tria: retroal­i­men­ta la evasión y restringe el empleo for­mal.

En este sen­ti­do, man­i­festó que no puede aban­donarse el espíritu de la refor­ma, aproba­da en el mes de diciem­bre pasa­do, y en espe­cial el com­pro­miso asum­i­do en el mar­co del Pacto Fis­cal con las provin­cias en mate­ria de ingre­sos bru­tos, con fuerte inci­den­cia en toda la cade­na agroin­dus­tri­al, la que además enfrenta día a día a las com­ple­ji­dades de los regímenes de recau­dación con ele­va­dos cos­tos financieros que gen­era la propia instru­mentación al inte­ri­or de las dis­tin­tas juris­dic­ciones.

“Los empre­sar­ios están dis­puestos a com­par­tir esfuer­zos y esper­amos lo mis­mo del Esta­do para que el equi­lib­rio fis­cal se alcance más ráp­i­da­mente y se pre­serve a las empre­sas, en par­tic­u­lar las PYMES y economías regionales” expresó Daniel Funes de Rio­ja, pres­i­dente de COPAL. “No es posi­ble poster­gar la reduc­ción de Ingre­sos bru­tos y otras tasas, que en con­jun­to pueden rep­re­sen­tar has­ta el 10% del cos­to de un pro­duc­to”, amplió Funes de Rio­ja.

Asimis­mo, la enti­dad reit­era la necesi­dad de man­ten­er el Dto. 814, con­sideran­do que, en este con­tex­to, ayu­da a paliar, entre otras cosas, los cos­tos logís­ti­cos para la com­er­cial­ización de pro­duc­tos de economías regionales, que en algunos casos lle­gan a rep­re­sen­tar has­ta el 30% de la fac­turación total, sin per­juicio de ser un incen­ti­vo para la “for­mal­ización” de empre­sas y empleo, par­tic­u­lar­mente en el inte­ri­or del país.

Fuente: Clarín.