CHILE — Cierre de planta: IANSA argumenta menor consumo de azúcar

La planta de la empresa azucarera en Linares anunció su cierre, producto, entre otras cosas, del cambio alimenticio de los chilenos, pero el académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Cristóbal Cuadrado, afirmó que no hay estudios que demuestren la baja en el consumo de azúcar.

IANSA, la prin­ci­pal empre­sa azu­car­era del país, anun­ció el cierre de su plan­ta en Linares. La medi­da afec­tará direc­ta o indi­rec­ta­mente a más de cua­tro mil tra­ba­jadores que tienen algún tipo de vín­cu­lo con la pro­duc­ción de azú­car en la Región del Maule.

El alcalde de la ciu­dad, Mario Meza, ha anun­ci­a­do de ante­mano que “Linares morirá con esto”, ya que la pres­en­cia de la plan­ta en la zona es clave para la economía.

Muchos argu­men­tos se mane­jan para explicar el cierre de la plan­ta, sien­do uno de los más reit­er­a­dos el cam­bio ali­men­ti­co de los chilenos y el con­stante lla­ma­do de las autori­dades de salud para bajar el con­sumo de azú­car de la población.

Ante tal, Radio y Diario Uni­ver­si­dad de Chile se con­tac­tó con Cristóbal Cuadra­do, académi­co de la Escuela de Salud Públi­ca de la Uni­ver­si­dad de Chile, quien dijo que aún no hay infor­ma­ción sól­i­da como para estar seguros de que los chilenos este­mos con­sum­ien­do, efec­ti­va­mente, menos azú­car.

De hecho, el académi­co explicó que, cómo país, inge­r­i­mos azú­car bas­tante más allá de lo recomend­able, de hecho, los chilenos con­sum­i­mos un 60 por cien­to de azú­car más que lo recomen­da­do por la Orga­ni­zación Mundi­al de la Salud, influ­i­do, entre otras cosas, por aque­l­la comi­da tradi­cional y úni­ca que se da en este país lla­ma­da once.

“Como para ten­er una pro­por­ción, aprox­i­mada­mente un ter­cio de toda el azú­car adi­ciona­da que con­sume la población chile­na viene de las bebidas azu­caradas, otro ter­cio viene del azú­car de mesa, que se uti­liza sobre todo para el té y el café, pero tam­bién para algu­nas prepara­ciones dul­ces en la casa, y el otro ter­cio está en todo el resto de las cosas que tienen azú­car adi­ciona­da, como gal­letas y cosas por el esti­lo”.

En ese sen­ti­do, Cuadra­do insis­tió en que no hay infor­ma­ción en peri­o­dos lar­gos de tiem­po sobre como todas estas fuentes de azú­car se han ido com­por­tan­do.

“Sola­mente ten­emos algu­nas encues­tas de hog­a­res, que nos per­mite ver cier­tas cosas que con­sumen las per­sonas, como por ejem­p­lo las bebidas, en la cual si hemos encon­tra­do una baja en el últi­mo tiem­po”.

En efec­to, un estu­dio pub­li­ca­do a prin­ci­p­ios de julio y en el cual par­ticipó Cuadra­do, demostró que los chilenos redu­jeron en un 21,6 por cien­to el con­sumo de bebidas azu­caradas tras el alza impos­i­ti­va.

Pese a esto, el académi­co afir­mó que que­da mucho por recor­rer para estar en los nive­les de azú­cares mín­i­ma­mente acept­a­bles, por lo que llamó a reducir, sobre todo, el azú­car de mesa, que con­sid­eró muy fre­cuente en los hog­a­res.

Asum­ien­do esto, la cri­sis de Iansa obe­dece más a un peri­o­do económi­co difí­cil que a las medi­das para mejo­rar nues­tra ali­mentación, que en todo caso, sigue la tóni­ca de otras empre­sas en Chile que anun­cia­ron su cierre recien­te­mente, como Maer­sk Con­taines Indus­try, la con­struc­to­ra CIAL, y Pas­tas Sua­zo.

Fuente: Diario UChile