Se constituiría una ‘Mesa de Bioetanol’ para analizar posibles reemplazos de nafta por biocombustible

Según pudo saber Energía Estratég­i­ca, el Gob­ier­no nacional tiene inten­ciones en con­for­mar una ‘Mesa de tra­ba­jo de Bioetanol’ en donde todos los actores involu­cra­dos dis­cu­tan sobre la posi­bil­i­dad de may­or pen­e­tración de este bio­com­bustible en el con­sumo vehic­u­lar.

El espa­cio podría comen­zar a fun­cionar entre los meses de mayo y junio de este año. Sería inte­gra­do por los min­is­te­rios de Agroin­dus­tria, Ambi­ente, Energía y Pro­duc­ción, en rep­re­sentación del Gob­ier­no nacional, y, por el sec­tor pri­va­do, las petrol­eras, los fab­ri­cantes de automóviles y los pro­duc­tores de bioetanol, tan­to de caña de azú­car como de maíz.

La inten­ción con esta Mesa es eval­u­ar la posi­bil­i­dad de ele­var el actu­al corte del 12 por cien­to de bioetanol en naf­tas a un hor­i­zonte que supere el 20 por cien­to. Otra de las vari­antes, tal vez com­ple­men­taria a esta primera, es que sea instru­men­ta­do el uso de vehícu­los con motores Flex-Fuel, roda­dos capaces de fun­cionar con has­ta un 100 por cien­to de bioetanol.

Cabe destacar que cualquiera de las alter­na­ti­vas impli­caría un gran esfuer­zo del mer­ca­do, sobre todo en lo que respec­ta al par­que auto­mo­tor. Espe­cial­is­tas señalan que no todos que vehícu­los que cir­cu­lan en el país tienen la capaci­dad de tol­er­ar un corte de bioetanol en naf­tas supe­ri­or al 12 por cien­to. Para ello habrá que dis­eñar un plan.

En lo que respec­ta a vehícu­los con motores Flex-Fuel, impli­caría no sólo la ampliación de la indus­tria del bioetanol sino la fab­ri­cación de deter­mi­na­dos lotes de vehícu­los por parte de las auto­motri­ces locales y la incor­po­ración de sur­tidores exclu­sivos con etanol hidrata­do en las esta­ciones de ser­vi­cio (petrol­eras).

Por su parte, des­de la Cámara Empre­saria de Bioetanol de Maíz (Bio­maiz) señalan que de ampli­arse el mer­ca­do estarían dis­puestos a gener­ar inver­siones de al menos 400 mil­lones de dólares en los próx­i­mos 2 a 4 años, en con­cep­to de amplia­ciones de plan­tas exis­tentes o desar­rol­los de nuevos proyec­tos.

El esce­nario ide­al para los pro­duc­tores de bioetanol es que la Argenti­na copie el mod­e­lo brasilero: un 27 por cien­to de corte del bio­com­bustibles en naf­tas (E27) y roda­dos con motores Flex Fuel que, des­de el pun­to de vista económi­co, per­miten al usuario car­gar bio­com­bustible en may­or o menor medi­da de acuer­do a su pre­cio en relación con el de la naf­ta.

Fuente: Ener­gia Estrate­gi­ca