Paro de 48 horas de la Fotia para exigir un aumento salarial

Según Palina venció el plazo de negociación.

El con­se­jo direc­ti­vo de Fotia resolvió ayer realizar un paro de activi­dades por 48 horas el jueves y el viernes de la sem­ana próx­i­ma, ante la fal­ta de respues­tas del sec­tor patronal a la deman­da de actu­al­ización salar­i­al. Así lo expresó el sec­re­tario gen­er­al de la fed­eración obr­era, Rober­to Pali­na. “El 1 de mayo era la fecha tope para ren­o­var el con­ve­nio colec­ti­vo de tra­ba­jo, y aún no ten­emos respues­tas”, apun­tó. Pre­cisó que la medi­da de fuerza es ad refer­én­dum del ple­nario de sec­re­tar­ios gen­erales de los sindi­catos obreros adheri­dos, aunque sub­rayó que se respetará la decisión. “No dudamos que será así”, acotó.

La huel­ga, además, será con mov­i­lización. “Es para que los indus­tri­ales se sien­ten a nego­ciar el aumen­to salar­i­al; ped­i­mos la equiparación del obrero con el emplea­do”, señaló Pali­na. Sos­tu­vo que existe una difer­en­cia salar­i­al entre el tran­si­to­rio y el tra­ba­jador men­su­al, pese a que tra­ba­jan ambos 25 días. “Quer­e­mos que el obrero cobre el mis­mo salario”, men­cionó.

El diri­gente dijo que recla­marán en fun­ción del des­fase salar­i­al de la par­i­taria del año pasa­do y que se ten­drá en cuen­ta tam­bién la inflación des­de abril de 2018 a abril últi­mo. En base a esos números “la suma debe ser impor­tante para el tra­ba­jador azu­carero”. Según Pali­na, van a rec­haz­ar el ade­lan­to de $ 6.000 que están men­cio­nan­do los inge­nios. “Quer­e­mos par­i­tarias y suel­dos para los tra­ba­jadores”, dijo.

Además, el con­se­jo de la Fotia se sol­i­darizó con inge­nios que hoy no real­izan tra­ba­jos de reparación y que tienen muy pocas posi­bil­i­dades de molien­da. “En apoyo a esos obreros tam­bién es la medi­da de fuerza”, dijo, y recordó que las empre­sas, sal­vo cua­tro, no están hacien­do los aportes a la obra social. Ten­emos deu­das con tra­ba­jadores y presta­dores ‑prosigu­ió- por un mon­to que alcan­za a los $ 22 mil­lones.

Fuente: La Gac­eta.