Notice: La función get_block_patterns ha sido llamada de forma incorrecta. No se ha podido registrar el archivo «/home/p9000549/public_html/wp-content/themes/twentytwentyfour/patterns/css.php» como patrón de bloques (falta el campo «slug») Por favor, ve depuración en WordPress para más información. (Este mensaje fue añadido en la versión 6.0.0). in /home/p9000549/public_html/wp-includes/functions.php on line 6031
La sobreoferta de dos millones de quintales de azúcar baja el precio - Mercado Azúcar

La sobreoferta de dos millones de quintales de azúcar baja el precio

La Federación de Cañeros de Santa Cruz atribuyen el desbalance a la indefinición del tema etanol. La CAO insinúa que los compromisos incumplidos por YPFB pueden llevar a un círculo degenerativo del sector

La tardía decisión de la petrol­era YPFB de incre­men­tar los volúmenes de com­pra de alco­hol anhidro a las indus­trias que pro­ducen el ‘com­bustible verde’ dejó un impacto en la economía del sec­tor pri­mario (cañero) que arguye que la indefini­ción de la estatal gen­eró un exce­dente de pro­duc­ción que esti­man en dos mil­lones de quin­tales de azú­car, lo que deprim­ió el pre­cio en el mer­ca­do inter­no. La sequía impacta en los rendimien­tos en algu­nas zonas de influ­en­cia cañera y el con­tra­ban­do tam­bién incide neg­a­ti­va­mente en las activi­dades del sec­tor.

A decir del pres­i­dente de la Fed­eración de Cañeros de San­ta Cruz, Hum­ber­to Rivero, este año la estatal YPFB com­prará 110 mil­lones de litros de etanol y no los 160 mil­lones que era la expec­ta­ti­va de los inge­nios que proce­san el adi­ti­vo verde para mezclar a la gasoli­na. La difer­en­cia de com­pra de 50 mil­lones de etanol, a su juicio, oca­sion­ará que la caña que se tenía des­ti­na­da para etanol se con­vier­ta en azú­car refi­na­da.

“Son aprox­i­mada­mente 16.000 hec­táreas de caña, esto aumen­tará 800.000 quin­tales de azú­car al exce­dente de dos mil­lones de quin­tales que se tienen en la actu­al­i­dad. Al haber esa sobre­ofer­ta el pre­cio de mer­ca­do se deprime y afec­ta al pequeño cañero pri­mario y, más aún, a aque­l­los que tienen con­ve­nio con inge­nios que no hacen alco­hol anhidro”, explicó Rivero, al aclarar que la may­oría de los pro­duc­tores que pertenecen a la Fed­eración entre­ga mate­ria pri­ma al inge­nio San Aure­lio que aún no se incor­poró al pro­gra­ma etanol, por lo que no reciben ningún ben­efi­cio por la ven­ta de este sub­pro­duc­to deriva­do de la caña de azú­car.

Cañeros con­sul­ta­dos, que pidieron la reser­va de su nom­bre, señalaron que ellos reciben Bs 116 por el quin­tal de azú­car de 46 kg. En el mer­ca­do, la bol­sa con igual vol­u­men, vale Bs 195. Alu­den que el con­tra­ban­do incide de man­era neg­a­ti­va en la economía pro­duc­ti­va, dado que las indus­trias nacionales que uti­lizan azú­car, como mate­ria pri­ma, han reduci­do sus cupos de com­pra debido a este fla­ge­lo.

A decir del pres­i­dente de la Aso­ciación de Cañeros (Aso­caña), Ricar­do Ante­lo, con el acuer­do de etanol con YPFB se incen­tivó a los pro­duc­tores a ampli­ar la pro­duc­ción de caña de azú­car, pero el incumplim­ien­to de retiro de los volúmenes acor­da­dos, por parte de la estatal, oca­sionó que las indus­trias des­ti­nen may­or pro­por­ción de caña para la elab­o­ración del azú­car razón por la cual se gen­eró el exce­dente entre con­sumo inter­no y la pro­duc­ción tenien­do como con­se­cuen­cia pre­cios bajos, menores al cos­to de pro­duc­ción.

El ejec­u­ti­vo cree que las políti­cas de Esta­do, en este momen­to, deben estar ori­en­tadas a la búsque­da de mer­ca­dos inter­na­cionales para la exportación y pre­cios jus­tos, en el mer­ca­do inter­no, para que los pro­duc­tores no tra­ba­jen a pér­di­da.

Este mes, la petrol­era YPFB acordó con los indus­tri­ales del sec­tor incre­men­tar la com­pra de etanol de 7,5 a 12,5 mil­lones de litros por mes, a par­tir de sep­tiem­bre.

Según el pres­i­dente de la estatal YPFB, Wil­son Zelaya, se definió que, para el ter­cer cuatrimestre, sep­tiem­bre-diciem­bre de este año, “com­praremos a razón de 110 mil­lones de litros por año, esto es 12,5 mil­lones de litros por mes, un incre­men­to del 67% con respec­to a los ante­ri­ores cuatrimestres. Y si com­para­mos con el año pasa­do estaríamos superan­do el 57%, lo cual nos place mucho”, anotó.

De acuer­do con Zelaya, se insta­lará una mesa téc­ni­ca de tra­ba­jo entre el vicem­i­nis­te­rio de Hidro­car­buros y el Min­is­te­rio de Economía y Finan­zas Públi­cas para bus­car alter­na­ti­vas des­ti­nadas a la masi­fi­cación del uso de etanol. “Se espera que de esta instan­cia sur­jan más opor­tu­nidades para susti­tuir grad­ual­mente las importa­ciones de gasoli­na”, pun­tu­al­izó.

Según el Insti­tu­to Boli­viano de Com­er­cio Exte­ri­or (IBCE), al primer semes­tre de 2021, Bolivia importó com­bustibles y lubri­cantes por val­ores que super­an los $us 715,1 mil­lones, un 166% más com­para­do con sim­i­lar peri­o­do de 2020.

Si bien el acuer­do con YPFB da tran­quil­i­dad para plan­i­ficar la expan­sión de pro­duc­ción de caña, a decir del pres­i­dente de la Comisión Nacional de Pro­duc­tores Cañeros de Bolivia (Con­cabol), Óscar Alber­to Arnez, indicó que aún hay temas pen­di­entes, como el acce­so a crédi­tos y disponi­bil­i­dad de urea nacional para aumen­tar la capaci­dad pro­duc­ti­va de los cam­pos.

Explicó que los pro­duc­tores del sec­tor apos­taron por el pro­gra­ma etanol acce­di­en­do a crédi­tos por $us 30 mil­lones para ampli­ar 30.000 hec­táreas de caña. Con­cabol nego­cia la incor­po­ración del sec­tor al crédi­to SiBo­livia para finan­cia­rse y así poder amor­ti­zar la mora financiera y reac­ti­varse.

En el tema de la urea, el diri­gente cañero señaló que com­pran el fer­til­izante en val­ores que super­an los $us 750 la tonela­da. “YPFB nos indicó que a fines agos­to la plan­ta de urea de Bulo Bulo retomará opera­ciones. Ojalá así sea para reducir los altos cos­tos”, sen­ten­ció.

Entorno de pre­cio com­ple­jo

Según el ger­ente gen­er­al de la cor­po­ración Una­gro, Marce­lo Frai­ja, el com­pro­miso de YPFB es de adquirir 112,5 mil­lones de litros de alco­hol anhidro en 2021 (enero-diciem­bre), lo que supone que en este peri­o­do deben impul­sar una dis­tribu­ción y ven­ta en may­or can­ti­dad en los sur­tidores y en nuevas ciu­dades y provin­cias, apli­can­do un 8% de mez­cla de etanol, como adi­ti­vo, a la gasoli­na.

Según el ejec­u­ti­vo, los bajos pre­cios del azú­car en el mer­ca­do inter­no, debido a un exce­dente en la pro­duc­ción, el con­tra­ban­do de azú­car, los altos cos­tos de exportación y el bajo crec­imien­to de con­sumo del etanol en la mez­cla con gasoli­na, impactan en la operación pro­duc­ti­va y condi­cio­nan el crec­imien­to del cul­ti­vo de caña.

Todo ello, en cri­te­rio de Frai­ja, afec­ta en el ingre­so económi­co de la agroin­dus­tria sucroal­co­holera imposi­bil­i­tan­do incre­men­tar la pro­duc­tivi­dad de caña por fal­ta de recur­sos económi­cos para la siem­bra y el mane­jo del cul­ti­vo con fer­til­izantes ade­cua­dos, her­bi­ci­das, nuevas var­iedades, etc. “Tam­poco exis­ten crédi­tos blan­d­os o de fomen­to para el sec­tor cañero que per­mi­tan una may­or pro­duc­tivi­dad de la caña”, apun­tó.

Des­de el inge­nio azu­carero La Bél­gi­ca, el pres­i­dente Rodri­go Gutiér­rez Fleig, señaló que están a la espera del con­tra­to de com­pra por parte de YPFB para incor­po­rarse al pro­gra­ma etanol y ser habil­i­ta­dos, como nue­vo jugador, en el mer­ca­do de los bio­com­bustibles.

Si bien aguardan con expec­ta­ti­vas dicha dili­gen­cia, Gutiér­rez afir­mó que el may­or prob­le­ma que afronta el sec­tor indus­tri­al es la caí­da del pre­cio del azú­car en el mer­ca­do inter­no, que lo atribuyó al con­tra­ban­do, la con­trac­ción del con­sumo debido a las secue­las de la pan­demia del Covid-19 y la sobre­pro­duc­ción de azú­car exis­tente. “Mejor sale expor­tar azú­car que vender aden­tro (en el país)”, anotó, al aclarar que el abastec­imien­to inter­no está garan­ti­za­do.

En el caso del inge­nio azu­carero Guabirá indi­caron que Yacimien­tos venía reti­ran­do 7,3 mil­lones de litros de etanol por mes y que, con el incre­men­to acor­da­do de 12,5 mil­lones de litros por mes, de sep­tiem­bre a diciem­bre, se ten­drá un resul­ta­do de 112 mil­lones de litros de etanol, superán­dose los 90 mil­lones que era la prop­ues­ta de la petrol­era en enero de este año.

Al mar­gen de aque­l­lo, des­de Guabirá indi­caron que existe el com­pro­miso de la estatal petrol­era de ges­tionar ante los min­is­te­rios de Economía e Hidro­car­buros que se incluya en el pre­supuesto gen­er­al del esta­do (PGE) el incre­men­to de los volúmenes de com­pra. “El sec­tor agroin­dus­tri­al cañero puede pro­ducir cer­ca de 250 mil­lones de litros de etanol”, según Guabirá.

Cír­cu­lo degen­er­a­ti­vo

Para el pres­i­dente de la Cámara Agropecuar­ia del Ori­ente (CAO), Óscar Mario Jus­tini­ano, la prob­lemáti­ca del sec­tor azu­carero es com­ple­ja, pero sim­ple de explicar.

“Ten­emos un sec­tor que hace un tiem­po atrás se vio com­pro­meti­do a gener­ar inver­siones pri­vadas para gener­ar no sola­mente may­or pro­duc­ción de caña, sino tam­bién inver­siones cuan­tiosas que super­an los $us 100 mil­lones en infraestruc­tura para pro­ducir etanol, como adi­ti­vo en la gasoli­na. Esto llevó a que el crec­imien­to expo­nen­cial que se tuvo en la pro­duc­ción de caña derive en que aho­ra teng­amos una sobre­ofer­ta de azú­car y etanol”, pun­tu­al­izó Jus­tini­ano.

El man­damás de la CAO indicó que cubrien­do la deman­da inter­na que ron­da aprox­i­mada­mente los 9,8 mil­lones de quin­tales de azú­car, incluyen­do el stock de seguri­dad, y si el restante de caña se tra­duce en etanol se esti­man más de 400 mil­lones de litros de etanol. “Cuan­do YPFB com­pro­m­ete la com­pra de 112 mil­lones de litros, es fácil deducir el exce­dente que es muy grande y que tiene que irse a algu­na parte”, man­i­festó Jus­tini­ano, al dar cuen­ta que si se tra­duce en azú­car el sec­tor cañero empieza a ten­er grandes difi­cul­tades por la sat­u­ración del mer­ca­do y el bajísi­mo pre­cio que reciben por su pro­duc­ción.

Men­cionó que con ese panora­ma adver­so, es imposi­ble que el sec­tor siga man­tenién­dose y que el cañero aspire a recu­per­ar su inver­sión. “Esto con­ll­e­va, en este caso, a un cír­cu­lo que deja de ser vir­tu­oso y pasa a una cat­e­goría degen­er­a­ti­va, donde nue­va­mente caerá la pro­duc­ción de caña y la pro­duc­tivi­dad porque no va a haber cañeros que quiera inver­tir en el cul­ti­vo”, sen­ten­ció.

El con­tra­ban­do, según él, es otro fac­tor que incide neg­a­ti­va­mente en el sec­tor y la economía pro­duc­ti­va cañera.

Fuente: El Deber.