La falta de crédito paraliza las ventas de maquinaria agrícola

Mientas la industria automotriz comenzó con suspensiones de personal en sus plantas de producción por la caída de las ventas, la maquinaria agrícola todavía resiste pero con poco margen de cara a los próximos meses.

El regre­so de las reten­ciones a las exporta­ciones jun­to con las altas tasas de interés, con­ju­gan un cóc­tel explo­si­vo para este sec­tor de la economía que ya venía gol­pea­do por la sequía.

Según las estadís­ti­cas del INDEC en el segun­do trimestre del año las ven­tas de cosechado­ras cayeron 52%, con respec­to a igual perío­do del año ante­ri­or mien­tras que los trac­tores, imple­men­tos y sem­brado­ras reg­is­traron una baja de 27,9%, 23,6% y 20,5%, respec­ti­va­mente.

Aquí el fac­tor deter­mi­nante para la menor inver­sión del pro­duc­tor agropecuario en maquinar­ia agrí­co­la fue la sequía que rep­re­sen­tó pér­di­das por u$s 8.000 mil­lones.

En este con­tex­to, en la rec­ta final del año las per­spec­ti­vas son poco alen­ta­do­ras y así lo con­fir­ma a ámbito.com el empre­sario Nés­tor Ces­tari, vicepres­i­dente de la Cámara Argenti­na de Fab­ri­cantes de Maquinar­ia Agrí­co­la (CAFMA): “No hay crédi­tos para el sec­tor y eso se hace sen­tir en las ven­tas. La ver­dad que por el momen­to sólo se están ven­di­en­do sem­brado­ras, proyectan­do la siem­bra de soja, pero ven­i­mos por lo menos un 25% aba­jo respec­to al año pasa­do. Después lo que es imple­men­tos, trac­tores o cosechado­ras el mer­ca­do está par­al­iza­do porque lógi­ca­mente con la alta inflación se retraen las inver­siones en her­ramien­tas de tra­ba­jo”.

Mien­tras tan­to la fuerte deval­u­ación de la mon­e­da tam­bién planteó un dólar más com­pet­i­ti­vo para las exporta­ciones de este tipo de pro­duc­tos que sin lugar a dudas la indus­tria quiere aprovechar pero la situación aquí tam­bién es com­ple­ja: “Nues­tra empre­sa ‑Indus­trias Met­alúr­gi­cas Ces­tari- venía conc­re­tan­do algu­nas exporta­ciones a los país­es del Mer­co­sur y en menor medi­da a Europa y seguimos tra­ba­jan­do para man­ten­er­las pero el fuerte de nue­stro nego­cio está en el mer­ca­do argenti­no.

Segu­ra­mente seguire­mos yen­do a todas las ferias inter­na­cionales para abaste­cer nuevos mer­ca­dos pero hay que ten­er en cuen­ta que nues­tras empre­sas son pymes y la fal­ta de crédi­to tam­bién nos gol­pea.

Nece­si­ta­mos cap­i­tal de tra­ba­jo y nos encon­tramos con tasas del 60%”, sen­ten­cia el empresario.El regre­so de las reten­ciones a la indus­tria se lle­va un capí­tu­lo aparte pero Ces­tari no es tan pes­imista al respec­to: “La reten­ción de tres pesos por dólar hoy rep­re­sen­ta un por­centa­je de entre el 10 y el 11% de qui­ta para nue­stros pro­duc­tos y en este con­tex­to económi­co donde se nos pide colab­o­rar se entiende y se acep­ta. La cuestión de fon­do es que este impuesto sea tran­si­to­rio y no se instale por años como ya sucedió en la his­to­ria argenti­na. En lo per­son­al no quiero ser pes­imista respec­to al futuro del sec­tor pero se nece­si­tan motor­izar un mon­tón de cues­tiones para que la cri­sis no se agrave”.

La indus­tria de la maquinar­ia agrí­co­la nacional tiene una car­ac­terís­ti­ca pre­pon­der­ante, en su may­oría son empre­sas pymes insta­l­adas lejos de los cen­tros urbanos y que actúan como prin­ci­pales empleado­ras en sus zonas de influ­en­cia.

Si una plan­ta par­al­iza la pro­duc­ción el resul­ta­do es cat­a­stró­fi­co para el pueblo y en eso pien­sa Ces­tari cada mañana cuan­do proyec­ta los pasos a seguir. “Hoy ten­emos un sobre stock fenom­e­nal, porque las ven­tas no repun­tan y eso nue­stros emplea­d­os lo ven pero a la par nosotros inten­ta­mos no caer en el pes­imis­mo, por ejem­p­lo no hemos elim­i­na­do los pre­mios por pre­sen­tismo y pro­duc­tivi­dad.

Hay otras fábri­c­as que están en las mis­mas condi­ciones que nosotros y de igual modo siguen tiran­do para ade­lante. Eso lo tiene que ver el Gob­ier­no y enten­der que si los pro­duc­tores no tienen crédi­tos a tasas lóg­i­cas se cae una indus­tria que gen­era miles de puestos de tra­ba­jo y cumple un rol estratégi­co en el inte­ri­or”, detal­la a modo de cierre el vicepres­i­dente de CAFMA.

Fuente: Ámbito.