¿Endulzante o combustible? Azucareras de Brasil tienen un dilema

Los productores de azúcar de Brasil pueden cambiar al etanol con más facilidad que nunca, lo que dificulta los pronósticos del volumen del endulzante del mayor productor y exportador del mundo.

Véase el caso de Usi­na Batatais, con sede en Sao Paulo. Hace solo dos años, inde­pen­di­en­te­mente de cuán­to bajaran los pre­cios del azú­car, la empre­sa tenía que des­ti­nar al menos el 45 por cien­to de los cul­tivos a la pro­duc­ción del edul­co­rante. Aho­ra, después de inver­tir en expan­sión, esa cifra se ha reduci­do a alrede­dor del 36 por cien­to para la tem­po­ra­da 2019–2020, dijo en una entre­vista Luiz Gus­ta­vo Jun­queira, direc­tor com­er­cial del grupo.

La cuestión de la “mez­cla” de azú­car, es decir, cuán­ta caña se desvía hacia el bio­com­bustible frente al endulzante, fue uno de los temas más can­dentes en una con­fer­en­cia impor­tante del sec­tor en Ribeirao Pre­to, esta­do de Sao Paulo, el 13 de mar­zo. Con la inver­sión en equipamien­to y alma­ce­namien­to de etanol por parte de los pro­duc­tores, hay menos lim­ita­ciones a la pro­duc­ción y sim­ple­mente irán con lo que sea rentable.

“El azú­car y el etanol com­piten aún más este año en Brasil”, dijo Fran­ciele Rivero, anal­ista de Sopex Group, de Sao Paulo.

Lo que está en juego para los inver­sores es un mer­ca­do que se ha vuel­to enorme­mente bajista. En la sem­ana que final­izó el 12 de mar­zo, los fon­dos de cober­tu­ra tenían posi­ciones cor­tas netas de 115.049 futur­os y opciones, según datos de la Comisión de Nego­ciación de Futur­os de Mate­rias Pri­mas de Esta­dos Unidos. La cifra, que mide la difer­en­cia entre las apues­tas a un aumen­to de pre­cios y las apues­tas a una caí­da, fue la más neg­a­ti­va des­de sep­tiem­bre. Las par­tic­i­pa­ciones cor­tas saltaron un 25 por cien­to.

Las apues­tas sig­nif­i­can que a las gestoras de cap­i­tal podrían pil­lar­les despre­venidas si los fab­ri­cantes de Brasil deci­den pro­ducir más etanol, lo que aumen­taría el déficit que algunos anal­is­tas ya pronos­ti­can para el mer­ca­do del azú­car. Hay señales de que esto está empezan­do a suced­er. Los fon­dos ele­varon sus apues­tas bajis­tas jus­to antes de que los futur­os del azú­car reg­is­traran un incre­men­to del 2,8 por cien­to en la sem­ana que ter­minó el viernes.

En Usi­na Batatais de Sao Paulo, la com­pañía comen­zó a mol­er la caña de la cosecha actu­al el 1 de mar­zo, dijo Jun­queira. Has­ta aho­ra, casi todo el cul­ti­vo se está con­vir­tien­do en etanol. En el cen­tro-sur de Brasil, región clave para la caña, el bio­com­bustible se nego­cia al equiv­a­lente a unos 14,5 cen­tavos la libra de peso (453,49 gramos). Entre­tan­to, los futur­os mundi­ales del azú­car se nego­cia­ban el viernes a 12,52 cen­tavos en Nue­va York.

El lunes, el azú­car en bru­to para entre­ga en mayo saltó has­ta un 2,6 por cien­to a 12,85 cen­tavos en ICE Futures US en Nue­va York.

La tem­po­ra­da pasa­da, los pro­duc­tores del cen­tro-sur del país intro­du­jeron recortes sin prece­dentes del 26 por cien­to para la pro­duc­ción de azú­car con respec­to al año ante­ri­or, ya que optaron por más etanol. Eso redu­jo la pro­duc­ción mundi­al del endulzante en casi 10 mil­lones de toneladas métri­c­as, lo que con­trar­restó un aumen­to de los sum­in­istros de la India.

La indus­tria está prepara­da para más cam­bios este año, dijo Eduar­do Sia, oper­ador de la france­sa Sucres et Den­rees, o Suc­den. Por aho­ra, la com­pañía antic­i­pa una pro­duc­ción de azú­car cen­tro-sur prin­ci­pal­mente estable en la próx­i­ma tem­po­ra­da ya que los pre­cios de los bio­com­bustibles aún no son lo sufi­cien­te­mente atrac­tivos para que los proce­sadores hagan cam­bios sig­ni­fica­tivos. Pero Suc­den tam­bién antic­i­pa un déficit de azú­car mundi­al más amplio, por lo que cualquier variación en la mez­cla podría lim­i­tar aún más los sum­in­istros.

En Delta Sucroen­er­gia, con sede en Minas Gerais, las pequeñas inver­siones en equipos sig­nif­i­can que la com­pañía tiene la flex­i­bil­i­dad de reducir en más de 10 pun­tos por­centuales la parte de la cosecha que se des­ti­na a la pro­duc­ción de azú­car, dijo Vir­ginia Sori­ano Lyra Leao, una vicepres­i­den­ta. Todo lo que tienen que hac­er es girar una llave y el bio­com­bustible comien­za a fluir.

“Aho­ra podemos super­ar las lim­ita­ciones y pro­ducir más etanol para aprovechar los pre­cios”, declaró.

Fuente: Bloomberg.