Paramérica | Líder en la exportación de poroto negro, la empresa tucumana es ejemplo de integración vertical

Apunta a nuevos rubros como el limón, el azúcar y las semillas.

Unos kilómet­ros al sur de la ciu­dad de San Miguel de Tucumán, por la ruta 38, está ubi­ca­da la sede cen­tral de Paraméri­ca. Se tra­ta de la empre­sa insignia de Grupo Ruiz y no solo se viene desta­can­do como pro­duc­to­ra y expor­ta­do­ra de gra­nos sino que está apo­s­tan­do muy fuerte por otras unidades de nego­cios vin­cu­la­dos a la activi­dad agroin­dus­tri­al. Es clara­mente un buen ejem­p­lo de la vocación de agre­gar val­or cer­ca de los lugares de ori­gen de las mate­rias pri­mas.

Los com­modi­ties agrí­co­las son y seguirán sien­do un motor impor­tan­tísi­mo de la economía argenti­na. Aunque las provin­cias del NOA no son las que apor­tan los may­ores volúmenes, varias empre­sas de la región tienen un muy bien gana­do pro­tag­o­nis­mo den­tro del exten­so y diver­so mapa pro­duc­ti­vo. Paraméri­ca es una de ellas. Fun­da­da en 1994 bajo los val­ores y la cul­tura de una empre­sa famil­iar, la empre­sa de ori­gen tucumano es actual­mente uno de los prin­ci­pales actores en la exportación de gra­nos. De hecho, es uno de los líderes mundi­ales en la com­er­cial­ización de poro­to negro.

“Casi des­de el ini­cio de nues­tras activi­dades adver­ti­mos que la per­for­mance inter­na­cional de Paraméri­ca dependía de nues­tra capaci­dad para for­t­ale­cer y has­ta dom­i­nar la cade­na de val­or del nego­cio, pues no se tra­ta sola­mente de pro­ducir gra­nos. Hay muchos aspec­tos clave que pasan por la gestión com­er­cial, la logís­ti­ca pro­duc­ti­va, etcétera”, con­tó Car­los Ruiz, uno de los direc­tores de la Com­pañía. Luego agregó que bajo dicha premisa “fue como decidi­mos abor­dar el nego­cio de man­era inte­gral”.

“No fue fácil, nos llevó años de tra­ba­jo y lo logramos gra­cias a nues­tra cul­tura de empre­sa famil­iar capaz de pon­erse al hom­bro cualquier desafío y sacar­lo ade­lante. Lo cier­to es que hoy con­ta­mos con 20.000 hec­táreas de pro­duc­ción propia, plan­ta de proce­samien­to propia con cua­tro líneas de pro­duc­ción y capaci­dad para proce­sar 300 toneladas diarias, capaci­dad de trasla­do de la pro­duc­ción des­de el cam­po has­ta la plan­ta con camiones pro­pios, cer­ti­fi­ca­ciones que nos per­miten ingre­sar a los mer­ca­dos más exi­gentes del mun­do, etcétera”, relató el empre­sario.

Para Ruiz, sin embar­go, “lo mas impor­tante de esta con­struc­ción ha sido la capaci­dad de resolver ínte­gra­mente la logís­ti­ca de exportación en nues­tras insta­la­ciones y con per­son­al pro­pio, ya que con­ta­mos con ofic­i­na de Adu­a­na y Senasa, más una bal­an­za habil­i­ta­da por INTI. De esta man­era, todos los con­tene­dores que salen de la Plan­ta de Paraméri­ca son despacha­dos direc­ta­mente a puer­to, sin inter­me­di­ar­ios”.

“Estoy con­ven­ci­do de que así hemos con­stru­i­do una ver­dadera ven­ta­ja com­pet­i­ti­va que clientes de los cin­co con­ti­nentes saben apre­ciar. Hoy los pro­duc­tos de Paraméri­ca lle­gan a todo el mun­do”, indicó. La plan­ta cuen­ta con 10 mil met­ros cuadra­dos de depósi­tos de uso gen­er­al, más 6.600 met­ros cuadra­dos de depósi­to para pro­duc­to ter­mi­na­do y con des­ti­no de exportación.

Ruiz comen­tó que “si hay un proyec­to con­cre­to que nos enorgul­lece y que en breve ten­drá vida es la aper­tu­ra de un desvío fer­roviario del tren Bel­gra­no Car­gas hacia nues­tras insta­la­ciones. Con esta obra, conc­re­ta­mente el tren ingre­sará a nues­tra propia plan­ta, de man­era tal que podremos realizar des­de aquí despa­chos direc­tos a los puer­tos de Rosario y Retiro, de man­era más ágil y bajan­do cos­tos a nue­stros clientes”.

Mirá un video insti­tu­cional de la empre­sa:

Con la mis­ma visión, Paraméri­ca ha venido incur­sio­n­an­do en los últi­mos años en var­ios nuevos nego­cios. Los últi­mos seis años estu­vieron sig­na­dos por la diver­si­fi­cación, en un impul­so que resultó exi­toso gra­cias a la fér­rea decisión de apo­yarse en su prin­ci­pal ven­ta­ja com­pet­i­ti­va, la gestión inte­gral de pro­ce­sos. “Apli­camos a otras activi­dades, siem­pre vin­cu­la­dos con la pro­duc­ción agrí­co­la, la cul­tura de tra­ba­jo y visión de nego­cios que supi­mos for­jar en Paraméri­ca”, ase­guró Ruiz.

Estos son los nuevos rubros:

  • Cítri­cos. En 2016 Paraméri­ca ingresó al nego­cio de la pro­duc­ción y exportación del limones. Con más de 1.000 hec­táreas plan­tadas en fin­cas propias rad­i­cadas en Tucumán y Salta, el foco de la activi­dad está puesto en la exportación de la fru­ta fres­ca. Los limones lle­van las mar­cas Non­iLe­mon, Yatas­to y Yán­i­ma.
  • Azú­car. En 2018 Paraméri­ca adquir­ió el Inge­nio San Isidro, empre­sa emblemáti­ca de la indus­tria azu­car­era de Argenti­na y de Sudaméri­ca, rad­i­ca­da en Cam­po San­to, provin­cia de Salta. Pro­duce azú­car orgáni­co y con­ven­cional, mieles y melazas, alco­hol buen gus­to y alco­hol anhidro. El 75% de la pro­duc­ción tiene des­ti­no de exportación.
  • Semi­l­las. A través de una alian­za estratég­i­ca con la pres­ti­giosa Estación Exper­i­men­tal Agroin­dus­tri­al Obis­po Colom­bres (EEAOC) en 2019 la empre­sa lanzó Paraméri­ca Semi­l­las, exclu­si­va­mente ori­en­ta­da a pro­ducir nuevas var­iedades de gar­ban­zos y poro­tos con adapt­abil­i­dad garan­ti­za­da a las condi­ciones climáti­cas de la región, incluyen­do Red de Ensayos para pro­bar su resisten­cia a sequías, enfer­medades y pla­gas. En la actu­al­i­dad Paraméri­ca Semi­l­las cuen­ta con cua­tro nobles pro­duc­tos: TUC 150 (Poro­to Blan­co tipo Navy); TUC 190 (Poro­to Rojo LRK); TUC 250 (Poro­to Car­i­o­ca) y TUC 560 (Poro­to Negro).

Toda empre­sa tiene una visión acer­ca del futuro. La de Paraméri­ca pareciera estar rela­ciona­da no sólo con for­t­ale­cer su posi­cionamien­to y ganar mer­ca­dos sino tam­bién con otros aspec­tos más trascen­dentes, tales como dinamizar un sis­tema pro­duc­ti­vo region­al del cual se sien­ten plenos pro­tag­o­nistas y, además, com­pro­m­e­terse con la gen­eración de empleo gen­uino y el desar­rol­lo de las comu­nidades donde están rad­i­cadas las dis­tin­tas unidades pro­duc­ti­vas de la com­pañía.

“En lo com­er­cial, adver­ti­mos un crec­imien­to muy mar­ca­do en la deman­da de pro­duc­tos orgáni­cos y esta­mos total­mente prepara­dos para dar respues­ta y cre­cer en ese tipo de pro­duc­ción. Pero lo más impor­tante, con­sidero que pasa por otro lado: somos con­scientes de que ten­emos una gran respon­s­abil­i­dad como actor pro­duc­ti­vo den­tro de un sis­tema que nos con­tiene pero que tam­bién nos nece­si­ta”, afir­mó Ruiz.

Com­pletó la idea dicien­do que “el futuro de Paraméri­ca tiene que ver con la cal­i­dad, con la mejo­ra con­tin­ua, con estar a la van­guardia de todas las ten­den­cias y avances tec­nológi­cos que el sec­tor va generan­do, resolvien­do luego su adapt­abil­i­dad a nues­tra región”.

“De hecho, una activi­dad que hace­mos des­de hace años y sólo inter­rumpi­mos por la pan­demia, es ten­er un cal­en­dario anu­al de par­tic­i­pación en ferias y exposi­ciones del sec­tor en todo el mun­do. El futuro de Paraméri­ca tiene que ver con la pro­duc­ción respon­s­able y sus­tentable. Con seguir generan­do vín­cu­los aso­cia­tivos y colab­o­ra­tivos con pequeños pro­duc­tores que, por dis­tin­tas razones, no pueden alcan­zar una escala de niv­el inter­na­cional y que ven en nosotros un ali­a­do estratégi­co”, amplió el direc­ti­vo.

Fuente: Bichos de Cam­po.