La zafra cañera avanza a buen ritmo y con óptimas condiciones meteorológicas

La zafra 2020 ha logrado comenzar a tiempo y avanzar a ritmos normales pese a la pandemia ya que ha sido considerada una actividad exceptuadas de la cuarentena.

El Dr. Eduar­do Romero, Coor­di­nador del Sub­pro­gra­ma Agronomía de la Caña de Azú­car de la EEAOC (Estación Exper­i­men­tal Agroin­dus­tri­al Obis­po Colom­bres) afir­mó que la zafra tran­scurre con nor­mal­i­dad pese a los incon­ve­nientes que se han pre­sen­ta­do es sus comien­zos.

“Hemos tenido que sobrell­e­var angus­tias y temores, sin embar­go fue una de las activi­dades que más rápi­do debió aco­modarse dada la fecha en la que se decretó la cuar­ente­na. Al comien­zo costó con­seguir repuestos y demás insumos para el ini­cio, pero se pudo super­ar y el buen tiem­po nos acom­pañó por lo que la zafra 2020 dio ini­cio a medi­a­dos de mayo, lo que con­sid­er­amos una fecha nor­mal” explicó.

A esto añadió que, hoy en día, los 15 inge­nios de la provin­cia se encuen­tran fun­cio­nan­do con impor­tantes tasas diarias de molien­da ron­dan­do las 130 mil toneladas diarias y un avance de cosecha de alrede­dor del 35% de la caña disponible.

Afor­tu­nada­mente, las condi­ciones mete­o­rológ­i­cas has­ta fines de junio han sido ópti­mas para la activi­dad, tenien­do en cuen­ta las bajas pre­cip­ita­ciones, tem­per­atu­ra y radiación solar que favore­cen la evolu­ción madu­ra­ti­va del cañav­er­al.

Según el doc­tor, a par­tir de julio, comen­zaron a pre­sen­tarse las heladas car­ac­terís­ti­cas de Tucumán. Has­ta el momen­to se reg­is­traron en el área cañera entre 3 y 8 episo­dios suce­sivos de heladas con difer­entes nive­les de sev­eri­dad. “En el pede­monte se han reg­istra­do 2 o 3 heladas suaves con reg­istros de no más de 1,5 gra­dos cen­tí­gra­dos y una duración de entre 5 y 6 horas. En el resto del área cañera la sev­eri­dad ha sido mod­er­a­da, reg­istrán­dose tem­per­at­uras de 3 gra­dos y may­ores dura­ciones, prin­ci­pal­mente en el cen­tro y sureste de la provin­cia” agregó.

Lo expli­ca­do se tra­duce en un efec­to glob­al de suave a mod­er­a­do. Se debe ten­er en cuen­ta que la hela­da ejerce un efec­to acu­mu­la­ti­vo sobre los cul­tivos, es decir, que a medi­da que se repiten, los daños son cada vez may­ores.

Además, expresó que lo ide­al sería que ya no se pre­sen­taran nuevas heladas dado que has­ta el momen­to no rep­re­sen­tan un prob­le­ma may­or y con alter­na­ti­vas de mane­jo se pueden sortear los efec­tos neg­a­tivos.

Dadas estas bajas tem­per­at­uras, no debe­mos esper­ar que la caña con­tinúe madu­ran­do o acu­mu­lan­do azú­car, es decir, que en este momen­to nos encon­tramos en un techo máx­i­mo de azú­car disponible y de no haber más heladas, esto se podría man­ten­er has­ta fines de agos­to. Recién cuan­do aumenten las tem­per­at­uras y comien­cen las llu­vias, se comen­zará a obser­var el dete­ri­oro” señaló el espe­cial­ista.

A esto añadió que, el may­or ries­go, sería que las heladas se repi­tan en lo que que­da de julio y nos lleve a un niv­el may­or de sev­eri­dad donde las pér­di­das de mate­ria pri­ma por despun­ta­dos bajos y demás dete­ri­oros comien­zan a notarse ráp­i­da­mente.

Dadas estas condi­ciones, el entre­vis­ta­do man­i­festó que es con­ve­niente dar­le pri­or­i­dad para la cosecha a aque­l­las zonas donde las heladas se han pre­sen­ta­do con may­or sev­eri­dad. “Movién­donos rápi­do, hacien­do con­trol de cada lote, vien­do los ries­gos y los daños, con­trolan­do el niv­el de despun­ta­do se puede man­ten­er el niv­el de cal­i­dad al que se llegó en este momen­to” agregó.

Tenien­do en cuen­ta estas bue­nas condi­ciones, el doc­tor estimó que la zafra 2020 podría exten­der­se has­ta fines de octubre si el buen tiem­po acom­paña y las pre­cip­ita­ciones no detienen la cosecha.

Para el entre­vis­ta­do, las heladas gen­er­an ansiedad en los pro­duc­tores que inten­tan ingre­sar lo antes posi­ble la caña a los inge­nios. Ante esto recomendó respetar las asi­gna­ciones diarias, reor­denar los frentes de cosecha para dar pri­or­i­dad a las zonas más afec­tadas por las bajas tem­per­at­uras, evi­tar colas de camiones en los inge­nios para lograr mejor orga­ni­zación y que la zafra siga tran­scur­rien­do con nor­mal­i­dad y con mín­i­mas pér­di­das.

Final­mente llamó a la reflex­ión a la sociedad en gen­er­al por una prob­lemáti­ca que se repite año a año, hablam­os de la que­ma de cañav­erales. En los últi­mos días se han reg­istra­do numerosas denun­cias y las condi­ciones de baja humedad y tem­per­at­uras favore­cen los focos de incen­dio, que, según el espe­cial­ista son más peli­grosos y provo­can más pér­di­das que las heladas, además, de que resul­ta alta­mente peli­groso para la comu­nidad.

“Para evi­tar las que­mas acci­den­tales se debe armar corta­fue­gos ras­tran­do los calle­jones, evi­tan­do el ingre­so del fuego a sus lotes, vig­i­lan­do, mejo­ran­do la difusión, los ries­gos son exter­nos, de des­cui­dos, acci­dentes y malas inten­ciones” con­cluyó.

Fuente: Sue­na a Cam­po.