La zafra 2020 mostró resultados levemente superiores a la campaña 2019

Dr. Eduardo Romero, Coordinador de la Sección Agronomía de la Caña de Azúcar, de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) compartió con Suena a Campo un balance de la zafra cañera 2020.

A pesar de tratarse de un año muy par­tic­u­lar por la pan­demia que atrav­es­amos a niv­el mundi­al, el entre­vis­ta­do man­i­festó que ha sido una de las mejores zafras en los últi­mos años en lo que tiene que ver con el rit­mo de la cosecha y sin demasi­adas com­pli­ca­ciones en aspec­tos oper­a­tivos. Esto ha per­mi­ti­do ter­mi­nar de cosechar en tiem­po y for­ma la total­i­dad de la caña disponible. “Hay que destacar el rol de todos los actores del sec­tor que a pesar de los temores y los incon­ve­nientes han puesto lo mejor de sí para lle­gar a estos resul­ta­dos” dijo.

Por otro lado, las condi­ciones mete­o­rológ­i­cas han sido favor­ables para una cosecha inin­ter­rump­i­da, sin embar­go, si esta sequía se pro­lon­ga podría reper­cu­tir en los rendimien­tos la próx­i­ma cam­paña.

Según el espe­cial­ista, se han pre­sen­ta­do tam­bién algunos fac­tores adver­sos. En primer lugar, la ocur­ren­cia de heladas en julio y agos­to que si bien, no han lle­ga­do a provo­car pér­di­das impor­tantes, han exis­ti­do, y por otro lado han agrava­do la situación de que­ma de cañav­erales que ha afec­ta­do la cal­i­dad y el rendimien­to.

El Doc­tor advir­tió que, si la sequía con­tinúa pro­longán­dose, va a per­ju­dicar en bue­na medi­da a los cañav­erales que en los meses de diciem­bre, enero y febrero tran­si­tan faces como la brotación, el macol­la­je y el cierre de sur­cos que coin­ci­den con tar­eas cul­tur­ales como el mane­jo de malezas y las fer­til­iza­ciones.

De todo esto rescató, que la caña tiene un poder de recu­peración sig­ni­fica­ti­vo por lo que la lle­ga­da de las llu­vias resul­taría un gran aliv­io, sin embar­go, es pre­maturo realizar pronós­ti­cos.

“El prob­le­ma es que, si se demo­ra el crec­imien­to y desar­rol­lo, el cul­ti­vo va per­di­en­do la posi­bil­i­dad de aprovechar al máx­i­mo los meses de may­or crec­imien­to veg­e­ta­ti­vo en el cual se con­struye la pro­duc­ción, oca­sio­n­an­do pér­di­das de rendimien­to al final del ciclo” explicó.

En relación a los datos de molien­da, el entre­vis­ta­do dijo que aún no se cuen­ta con datos finales porque dos de los inge­nios no han final­iza­do la molien­da. Sin embar­go, se esti­ma que se molieron en esta zafra aprox­i­mada­mente 15.400.000 toneladas de caña bru­tas que en tér­mi­nos de caña neta equiv­ale a 14 mil­lones de toneladas.

La pro­duc­ción de azú­car equiv­a­lente que involu­cra el físi­co, más lo que se des­ti­na a la pro­duc­ción de alco­hol, está en el orden de de 1.400.000 toneladas con un rendimien­to fab­ril neto de 9,8%. La pro­duc­ción de alco­hol has­ta aho­ra, ron­da los 230 mil M3.

Ambos pro­duc­tos, son suma­mente nece­sar­ios para man­ten­er el equi­lib­rio de los mer­ca­dos, prin­ci­pal­mente el bioetanol ya que la pro­duc­ción de azú­car supera la deman­da inter­na y el cupo de exportación de alco­hol, ase­gu­raría buenos pre­cios y rentabil­i­dad. Sin embar­go, este año, el pre­cio del bioetanol se man­tu­vo con­ge­la­do por más de 10 meses lo que llevó a que el por­centa­je de caña des­ti­na­do a la pro­duc­ción de este pro­duc­to fuera menor.

Pese a esto, el espe­cial­ista remar­có que, aún fal­tan datos sobre la pro­duc­ción de etanol ya que es un pro­ce­so más lento que la pro­duc­ción de azú­car y se exten­dería has­ta el mes de febrero.

Para el espe­cial­ista, sería ide­al la apli­cación de la fór­mu­la cor­rec­ta para la actu­al­ización del pre­cio del bioetanol y que se incor­poren a la matriz de la pro­duc­ción petrol­era mejo­ran­do el niv­el del 12% de alco­hol que se pone en las naf­tas.

Com­para­n­do los resul­ta­dos con la zafra pasa­da, el Doc­tor ase­guró que los val­ores fueron lev­e­mente supe­ri­ores. “Debe­mos eval­u­ar aspec­tos tem­po­rales, ter­mi­namos la zafra mucho antes, recordemos que en 2019 las llu­vias no han per­mi­ti­do buenos rit­mos de cosecha pro­longán­dose has­ta medi­a­dos de diciem­bre en algunos inge­nios suma­do a que quedó caña en pie sin ser cosecha­da. Este año, la zafra ya esta cer­ra­da y podemos dedicar tiem­po a cuidar los cañav­erales” explicó.

En cuan­to a los nive­les pro­duc­tivos, la cam­paña 2020 superó a la ante­ri­or en val­ores que se encuen­tran entre un 5 y un 8% en lo que refiere a azú­car equiv­a­lente. Además, los pre­cios fueron supe­ri­ores o acept­a­bles lo que per­mi­tió dar un respiro a la pro­duc­ción.

Pan­demia

La Insti­tu­ción ha real­iza­do un gran esfuer­zo en plan­i­fi­cación y orde­namien­to de su per­son­al, cuidan­do a aque­l­los que pertenecen a gru­pos de ries­go trasladán­do­los al tra­ba­jo remo­to o tele­tra­ba­jo.

Pese a esto, se han orga­ni­za­do sem­anal­mente jor­nadas y con­fer­en­cias vir­tuales de todos los cul­tivos, aten­di­en­do las deman­das de los pro­duc­tores. Ha for­ma­do parte, además, de even­tos impor­tantes como Aapresid y el Con­gre­so de Semi­l­las, cur­sos y capac­ita­ciones de otros país­es.

“Los más jóvenes, con mucha valen­tía orden y tra­ba­jo han man­tenido en lo posi­ble las activi­dades de cam­po para que el año que viene haya caña semi­l­la en condi­ciones para entre­gar” relató.

Actual­mente, la EEAOC ofrece con nor­mal­i­dad todos los ser­vi­cios com­pro­meti­da con las empre­sas pri­vadas, ensayos y con­ve­nios para el nor­mal cumplim­ien­to de los tra­ba­jos que lle­va a delante. “La cre­ativi­dad y el com­pro­miso han esta­do por enci­ma de las difi­cul­tades” con­cluyó.

Fuente: Sue­na a Cam­po.