La crisis del azúcar “amarga” el futuro de la remolacha

El principal fabricante de nuestro país plantea vincular el precio del azúcar con el de la remolacha ante las cotizaciones en mínimos históricos del edulcorante por la sobreproducción mundial tras el final de la cuotas.

Al sec­tor azu­carero de la UE se le ha atra­gan­ta­do el final de las cuo­tas. La lib­er­al­ización de la pro­duc­ción a prin­ci­p­ios de 2017 ha provo­ca­do un exce­dente que ha hun­di­do los pre­cios a mín­i­mos históri­cos y ha lle­va­do a números rojos a las grandes moltur­ado­ras euro­peas. En España, el prin­ci­pal oper­ador, Azu­car­era, ya plantea vin­cu­lar a par­tir de 2020 el pre­cio de la remo­lacha al del azú­car, lo que supon­drá el aban­dono del cul­ti­vo por parte de muchos agricul­tores, según Asa­ja.

Hace unos días comen­zó la extrac­ción de la remo­lacha en la zona Norte de España con un nue­vo esce­nario de pro­duc­ción exce­den­taria de azú­car tan­to a niv­el comu­ni­tario como mundi­al. En la cam­paña 2017/2018, primera sin cuo­tas, la pro­duc­ción de la Unión Euro­pea alcanzó los 21 mil­lones de toneladas, un 26 por cien­to más que los 16,7 mil­lones de toneladas del ejer­ci­cio ante­ri­or. A niv­el mundi­al, la pro­duc­ción alcanzó récord históri­co, con 190 mil­lones de toneladas, 10 más que el con­sumo esti­ma­do. En esta situación, los pre­cios del azú­car no han para­do de bajar durante el últi­mo año has­ta situ­arse en mín­i­mos históri­cos este ver­a­no. En julio, la coti­zación en el mer­ca­do europeo fue de 346 euros por tonela­da, 155 euros menos que un año antes. Unos pre­cios muy por deba­jo de los costes de pro­duc­ción que han hecho saltar las alar­mas en el sec­tor, que ya ha pedi­do a la Unión Euro­pea ayu­das mien­tras se preparan las infraestruc­turas de alma­ce­namien­to y de logís­ti­ca nece­sarias para reg­u­lar el mer­ca­do y poder expor­tar la pro­duc­ción exce­den­taria, aho­ra inex­is­tentes.

En la cam­paña actu­al, la pro­duc­ción mundi­al tam­bién se pre­vé exce­den­taria, aunque los pre­cios se pueden ben­e­fi­ciar de la evolu­ción del petróleo, que aho­ra está al alza. “Brasil reg­u­la en ese sen­ti­do. Si está caro el bioetanol, cuyo pre­cio fluc­túa con la gasoli­na, ded­i­can más a pro­ducir­lo en detri­men­to del azú­car ali­men­ta­rio”, expli­ca Javier Narváez, sec­re­tario del Con­se­jo Rec­tor de la coop­er­a­ti­va Acor, segun­do pro­duc­tor español de azú­car. En el mer­ca­do europeo, la CE pre­vé una caí­da de la pro­duc­ción de azú­car de un 5 por cien­to respec­to a la de la cam­paña prece­dente debido a que las siem­bras de remo­lacha se retrasaron en muchos país­es del norte y cen­tro de Europa como con­se­cuen­cia de las llu­vias. Esto, unido a la sequía que ha afec­ta­do al cam­po de esos país­es en ver­a­no, han hecho que bajen sen­si­ble­mente las expec­ta­ti­vas de pro­duc­ción de remo­lacha. “Lo que está claro es que el sec­tor tiene que autor­reg­u­larse porque no puede pegarse un tiro en el pie e inun­dar el mer­ca­do comu­ni­tario”, afir­ma Javier Narváez. Pese al con­tex­to, la coop­er­a­ti­va que pre­side Car­los Rico mantiene sus planes de aumen­tar su pro­duc­ción de las 120.000 toneladas que tenía de cuo­ta a 190.000, aunque prob­a­ble­mente ten­ga que retrasar ese obje­ti­vo más allá del hor­i­zonte ini­cial de 2020.

“Acor ha hecho los deberes”

“Nosotros hemos hecho los deberes y, a pesar de que teníamos ya una ele­va­da capaci­dad de alma­ce­namien­to, en noviem­bre entrará en fun­cionamien­to un nue­vo silo que nos per­mi­tiría alma­ce­nar otras 70.000 toneladas más, y no ten­emos que vender a cualquier pre­cio como han tenido que hac­er otros oper­adores”, añade Narváez. En España, además se pro­duce una mejor situación que en el resto de Europa. Nue­stro país, con una pro­duc­ción de 535.000 toneladas en 2017/2018, tiene un con­sumo de 1,3 mil­lones. “Es un difer­en­cial favor­able. Nos da un plus de com­pet­i­tivi­dad que nos per­mite inten­tar pro­ducir más azú­car”, afir­ma el direc­ti­vo.

Esta situación per­mi­tirá que los agricul­tores pertenecientes a Acor no teman por una baja­da de pre­cios de la remo­lacha. “La mejor noti­cia para ellos es que están pro­te­gi­dos. Los pre­cios están garan­ti­za­dos por la asam­blea de los socios y por el acuer­do mar­co con las Opas, que lo sitúa entre 40 y 42 euros por tonela­da, con inde­pen­den­cia de lo que pase en el mer­ca­do”, añade el direc­ti­vo. Sin embar­go, los bajos pre­cios sí pri­varán a los inte­grantes de Acor de los ben­efi­cios que en for­ma de retorno coop­er­a­ti­vo reciben cada año.

Mien­tras, el gran oper­ador en nue­stro país, Azu­car­era, reconoce que el sec­tor azu­carero se enfrenta a impor­tantes retos tras la desapari­ción de las cuo­tas, no sólo en España, sino en toda Europa, aunque, afir­man, “hemos tra­ba­ja­do estos años para ganar en com­pet­i­tivi­dad tan­to en las fábri­c­as como en el cam­po, y esta­mos prepara­dos para que la remo­lacha siga sien­do uno de los cul­tivos más esta­bles, seguros y renta­bles en la rotación de cul­tivos de regadío alrede­dor de nues­tras fábri­c­as”. Entre esas medi­das citan el facil­i­tar inver­siones para reducir los costes deriva­dos del riego, com­pra con­jun­ta de insumos y con­trat­ación de ser­vi­cios, aseso­ramien­to agronómi­co a través de her­ramien­tas de agri­cul­tura de pre­cisión o empleo del big data y platafor­mas colab­o­ra­ti­vas.

La fil­ial de British Sug­ar admite, no obstante, que está estu­dian­do “estable­cer en la relación con el agricul­tor una vin­cu­lación con la evolu­ción del pre­cio del azú­car, de for­ma que se pue­da com­par­tir con ellos los may­ores o menores ben­efi­cios de la ven­ta del azú­car”.

Una vin­cu­lación que, según el sec­re­tario gen­er­al de Asa­ja Castil­la y León, José Anto­nio Tur­ra­do, acen­tu­ará el “retro­ce­so” que lle­va exper­i­men­tan­do este cul­ti­vo porque perderá el atrac­ti­vo que tiene: saber lo que vas a cobrar y cuán­do lo vas a hac­er. “Si tú vin­cu­las el pre­cio de la remo­lacha al del azú­car inter­na­cional darías el men­saje de que este cul­ti­vo tiene más incer­tidum­bre que los cereales. Sería un cam­bio has­ta cier­to pun­to filosó­fi­co, porque depen­dería de una serie de fac­tores que ni siquiera son de la propia Unión Euro­pea, sino de mer­ca­dos inter­na­cionales. Una cosa de locos”, ase­gu­ra Tur­ra­do.

El diri­gente agrario ase­gu­ra que este año los pre­cios están garan­ti­za­dos, aunque la cam­paña que viene, todavía den­tro del acuer­do mar­co, la situación es más incier­ta. “Con la situación actu­al, con poca pro­duc­ción y poco mar­gen de ben­efi­cios hace que la rentabil­i­dad de las fábri­c­as sea nula”, advierte.

Tur­ra­do ase­gu­ra que “no podemos seguir otros cin­co o seis años ponien­do 1.000 euros por hec­tárea en ayu­das para que sea un cul­ti­vo un poco intere­sante para el agricul­tor. Asa­ja no va pedir que a toda cos­ta se sosten­ga este cul­ti­vo a base de sub­ven­ciones, porque para dárse­las a una para dárse­las a otro”. Entre algunos pro­duc­tores, la situación empieza a ser pre­ocu­pante. Temen que un trasvase masi­vo de agricul­tores hacia otros cul­tivos de regadío, como la pata­ta o los hortí­co­las, puede derivar en un colap­so de pre­cios que les resten rentabil­i­dad.

Campaña retrasada

Acor ha abier­to su plan­ta de Olme­do para recep­cionar la pul­pa hace unos días. La de este año es una cam­paña que viene retrasa­da porque la siem­bra se demoró por las inten­sar llu­vias de pri­mav­era, que impi­dieron la entra­da de la maquinar­ia. Des­de un pun­to de vista agronómi­ca, las inten­sas llu­vias unidas a las altas tem­per­at­uras reg­istradas han provo­ca­do prob­le­mas de hon­gos no habit­uales en este cul­ti­vo. “La cam­paña no va a ten­er los rendimien­tos del año pasa­do. Será nor­mal tiran­do a bue­na”, expli­ca Narváez.

Fuente: El Econ­o­mista.