El escenario político afecta a la actividad metalmecánica de Tucumán

Autoridades de la Cámara de la Industria Metalúrgica local describieron la realidad del sector; advirtieron retrasos en las importaciones.

El niv­el de activi­dad de la indus­tria metalmecáni­ca de la provin­cia se ha ubi­ca­do en el 85% en los primeros meses de este año, a par­tir de la reac­ti­vación económi­ca de fines de 2020 y un 2021 “nor­mal”. Sin embar­go, en la Cámara de la Indus­tria Met­alúr­gi­ca de Tucumán (CIMT) remar­caron que la incer­tidum­bre en torno de la “seguri­dad jurídi­ca”, el “impacto del ambi­ente políti­co” nacional y las com­pli­ca­ciones en las importa­ciones lim­i­taron el desem­peño de las empre­sas locales.

“Ten­emos un buen vol­u­men de tra­ba­jo y tam­bién bue­na capaci­dad oper­a­ti­va. Las ven­tas se man­tu­vieron, sobre todo, por la reac­ti­vación de la min­ería el año pasa­do. Los inge­nios azu­careros están tra­ba­jan­do bien, inclu­sive durante la pan­demia, y hay inver­siones, aunque el nicho han sido las min­eras”, describió José María Sarmien­to , pres­i­dente de la enti­dad pri­va­da.

En esa lin­ea, el direc­ti­vo destac6 que hay expec­ta­ti­vas sobre el arranque del emprendimien­to minero Inte­gra­do Min­era Agua Rica Alum­br­era. “Se esti­ma que será a fin de año”, remar­có.

Entre la Cámara tucumana reconocieron que, pese a que la “indus­tria sigue tra­ba­jan­do, apo­s­tan­do e invir­tien­do, el mar­co políti­co no ha segui­do”. “Nos afec­ta más el ambi­ente políti­co que el indus­tri­al. Y la seguri­dad jurídi­ca es impor­tan­tísi­mo”, destacó Miguel Regi­na­to , sec­re­tario de la CIMT.

Por su parte, el ger­ente de la enti­dad, Wal­ter Fuentes , remar­có que “las empre­sas fir­man con­tratos de ser­vi­cio por uno o dos años, pero en ese tran­scur­so varían los cos­tos” como efec­to de la fal­ta de pre­vis­i­bil­i­dad en la políti­ca económi­ca.

Fuentes, Reginato y Sarmiento, directores de CIMT.
Fuentes, Regi­na­to y Sarmien­to, direc­tores de CIMT.

Importa­ciones

El pres­i­dente de CIMT remar­có que el sec­tor afron­tó difi­cul­tades en las importa­ciones. “Tuvi­mos prob­le­mas con algunos sum­in­istros, tan­to por la fal­ta de dólares para abrir la importación como fal­ta de flete marí­ti­mo. Uno tuvo que bus­car alter­na­ti­vas para con­seguir cier­tos mate­ri­ales en el mer­ca­do local y susti­tuir el fal­tante”, explicó. Entre esos mate­ri­ales, les fue difí­cil obten­er acero alea­do, según dijeron.

“Cuan­do uno encara un tra­ba­jo, debe pre­v­er qué podrá con­seguir (como ele­men­tos de electro­mecáni­ca). Esa incer­tidum­bre afec­ta”, acotó.

A la vez, Regi­na­to dijo: “hay retra­sos en las aproba­ciones de la DEJAI (Declaración Jura­da Antic­i­pa­da de Importación) porque no hay dólares. Entonces, todo se va a demor­ar; en nues­tra plan­ta esta­mos pasan­do el plumero a las vie­jas máquinas”.

Fuente: La Gac­eta.