Biosev negocia la venta de más plantas para reducir la deuda, dice la agencia de noticias

Biosev, empresa brasileña productora de azúcar y etanol controlada por el trading global de commodities Louis Dreyfus, negocia la venta de más usinas en Brasil, a fin de reducir deudas, dijeron dos fuentes con conocimiento del asunto a Reuters.

Bio­sev, que anun­ció la ven­ta de una plan­ta de azú­car y etanol el mes pasa­do, con­trató la división de ser­vi­cios financieros de la con­sul­to­ra Data­gro y la unidad de inver­sión de San­tander Brasil para aux­il­iar­la en el pro­ce­so de ven­ta de otras usi­nas, dijeron las fuentes .

Las acciones de Bio­sev avan­zaron un 37 por cien­to este lunes, lle­gan­do a 4,54 reales, su máx­i­ma en siete meses. Las nego­cia­ciones del papel super­aron en más de cin­co veces el vol­u­men de la últi­ma sesión, que ya había sido más fuerte que la media.

El movimien­to de ven­ta de activos se pro­duce siete meses después de que Louis Drey­fus socor­rió la unidad con una inyec­ción de cap­i­tal de 1.05 mil mil­lones de dólares y se sigue a la sal­i­da de Rui Cham­mas de la pres­i­den­cia de Bio­sev, que fue susti­tu­i­do por Juan José Blan­chard, en julio.

“Sí, hay un pro­ce­so de ven­ta de activos en mar­cha”, dijo una de las fuentes, que pidió anon­i­ma­to porque las nego­cia­ciones son pri­vadas.

La fuente dijo que los mandatos incluían la ven­ta de “algu­nas usi­nas”, pero no quiso decir cuán­tas o dar la ubi­cación de las unidades.

Bio­sev y Data­gro se negaron a comen­tar.

Hace un mes, Bio­sev anun­ció la ven­ta de la unidad Esti­vas, en Rio Grande do Norte, por 203,6 mil­lones de reales para el grupo local Pipa Agroin­dus­tri­al.

En la época, el direc­tor financiero de Bio­sev, Gus­ta­vo Lopes Theodozio, dijo a Reuters que la com­pañía plane­a­ba usar el val­or logra­do en la ven­ta para pagar deu­das que no esta­ban inclu­idas en una reciente reestruc­turación financiera.

La unidad Esti­va fue ven­di­da a Pipa Agroin­dus­tri­al Ltda. por el val­or de R $ 203,6 mil­lones. La operación abar­ca el acti­vo biológi­co — com­puesto por cer­ca de 20 mil hec­táreas de caña de azú­car — y el acti­vo pat­ri­mo­ni­al rep­re­sen­ta­do por las insta­la­ciones indus­tri­ales, equipos agrí­co­las e inmue­bles de la unidad, ubi­ca­da en el munici­pio de Arez, en Rio Grande do Norte.

Pérdidas

La inyec­ción de cap­i­tal de Louis Drey­fus elevó acen­tu­ada­mente su par­tic­i­pación en la empre­sa, superan­do el 90 por cien­to.

Bio­sev reportó una pér­di­da de 506 mil­lones de reales en el trimestre ter­mi­na­do en junio, ante 577 mil­lones de reales el año ante­ri­or. La deu­da de la com­pañía aumen­tó a 6.200 mil­lones de reales a finales de junio.

Una segun­da fuente, que tam­bién está famil­iar­iza­da con el pro­ce­so de reestruc­turación en Bio­sev, dijo a Reuters que la empre­sa está tratan­do de vender una unidad en la región Cen­tro-Oeste de Brasil, una fron­tera rel­a­ti­va­mente nue­va para las empre­sas de azú­car, y otra en el Esta­do de São Paulo, tradi­cional y may­or pro­duc­tor de caña del país.

Bio­sev posee una gran plan­ta desha­bil­i­ta­da en Mato Grosso do Sul, la cen­tral de Mara­ca­ju, cuyas opera­ciones se inter­rumpieron a finales del año pasa­do.

En total, con­sideran­do la plan­ta de Mara­ca­ju, Bio­sev posee nueve plan­tas en Brasil, el may­or pro­duc­tor mundi­al de azú­car.

Tam­bién opera una ter­mi­nal de exportación de azú­car en Guaru­já (SP).

Las fuentes no querían decir si algún acuer­do ya había sido fir­ma­do, con­sideran­do el aumen­to de acciones vis­to este lunes.

Fuente: Jor­nal­Cana.