Bajan los precios mundiales del azúcar y de los aceites vegetales

El índice de precios de los alimentos de la FAO se mantuvo estable en agosto, al repuntar los precios de los cereales mientras que bajaron los de aceites vegetales y azúcar.

El índice men­su­al, pub­li­ca­do ayer, tuvo un prome­dio en agos­to de 167,6 pun­tos, ape­nas sin cam­bios respec­to a su esti­mación revisa­da para julio y un 5,4 por cien­to por deba­jo de su niv­el de agos­to de 2017.

El índice de pre­cios de cereales de la FAO subió un 4,0 por cien­to a niv­el men­su­al, con los pre­cios del tri­go aumen­tan­do el doble de esa cifra debido al dete­ri­oro de las per­spec­ti­vas de las cose­chas en la Unión Euro­pea y la Fed­eración de Rusia. Los pre­cios inter­na­cionales del maíz crecieron en más de un 3 por cien­to, mien­tras que los del arroz dis­min­uyeron a niv­el men­su­al.

El índice de pre­cios de los aceites veg­e­tales de la FAO bajó un 2,6 por cien­to en relación a julio, acer­cán­dose a su mín­i­mo de tres años, ya que los pre­cios de los aceites de pal­ma, soja y gira­sol cayeron en un con­tex­to de ten­den­cias de pro­duc­ción favor­ables y, en el caso del aceite de pal­ma, la débil deman­da mundi­al de importa­ciones.

El índice de pre­cios de los pro­duc­tos lácteos de la FAO reg­istró su ter­cer descen­so men­su­al con­sec­u­ti­vo en agos­to, bajan­do un 1,5 por cien­to debido a volúmenes esta­cionales rel­a­ti­va­mente esca­sos. Aunque las sequías pueden afec­tar neg­a­ti­va­mente el incre­men­to de la pro­duc­ción láctea en algu­nas zonas de Europa y Aus­tralia, las per­spec­ti­vas de pro­duc­ción de Nue­va Zelan­da están mejo­ran­do.

El índice de pre­cios del azú­car de la FAO cayó un 5,4 por cien­to en relación a julio, has­ta situ­arse en el niv­el más bajo en una déca­da, debido sobre todo a las con­tin­uas depre­cia­ciones de las mon­edas de los prin­ci­pales país­es expor­ta­dores: Brasil e India.

El índice de pre­cios de la carne de la FAO per­maneció prác­ti­ca­mente invari­able en agos­to, ya que los de carne de por­ci­no y de ovi­no aumen­taron debido al fuerte interés impor­ta­dor de Chi­na, que com­pen­saron el descen­so de los pre­cios de la carne de ave de cor­ral y bovi­no, someti­dos a pre­sión por la ele­va­da disponi­bil­i­dad para la exportación en los Esta­dos Unidos de Améri­ca.

Fuente: AgroDig­i­tal.