La próxima zafra azucarera cubana no trae buenos augurios

Se prevé que la cosecha de 2022 esté muy por debajo del mínimo histórico del año pasado.

La siem­bra de caña de azú­car para la venidera zafra dejó mucho que desear. Aparente­mente a causa del embargo/bloqueo económi­co de Esta­dos Unidos, la Isla no ha podi­do com­prar neumáti­cos y baterías y segu­ra­mente otros pro­duc­tos nece­sar­ios para la zafra, como fer­til­izantes. Por eso, los pronós­ti­cos son difí­ciles.

Ya la pasa­da zafra había sido ter­ri­ble, con 38 de los 56 cen­trales fun­cio­nan­do y ape­nas casi el 70% del ter­reno sem­bra­do. Este año el panora­ma tam­poco es ani­mador. Según informes y medios ofi­ciales, la indus­tria azu­car­era cubana se dirige hacia una tem­po­ra­da aún peor.

Se pre­vé que la cosecha de 2022 esté muy por deba­jo del mín­i­mo históri­co del año pasa­do, infor­mó la agen­cia Reuters citan­do exper­tos y datos ofi­ciales. Actual­mente se está quedan­do al menos un 30% por deba­jo de la meta del gob­ier­no de lograr 900.000 toneladas de azú­car. La cosecha que recién ter­mi­na, de 800.000 toneladas, fue la peor des­de 1908, alcan­zan­do solo el 10% de un máx­i­mo de 8,1 mil­lones de toneladas en 1989.

El gob­ier­no sigue sin poder finan­ciar las necesi­dades del sec­tor, inclu­i­dos insumos, riego y repuestos, situación agrava­da por a las nuevas san­ciones de Esta­dos Unidos, a lo que la pan­demia tam­bién ha con­tribui­do. “El gob­ier­no ten­drá que impor­tar y tal vez recor­tar la cuo­ta de azú­car en la ración men­su­al de ali­men­tos. Las panaderías ten­drán que luchar para hac­er dul­ces”, dijo un exper­to en azú­car con­sul­ta­do por la agen­cia británi­ca Reuters en nota referi­da ante­ri­or­mente.

El gob­ier­no había apos­ta­do por un pequeño aumen­to en la pro­duc­ción de azú­car para cumplir su obje­ti­vo de un crec­imien­to del 4% este año, después de que la economía se con­tra­jera más del 11% en 2020 y creciera solo un 2% el año pasa­do con la reduc­ción de los recur­sos disponibles para inge­nios y planta­ciones.

El vicepres­i­dente cubano Sal­vador Valdés Mesa recor­rió el país en febrero instan­do a los tra­ba­jadores de los inge­nios, agricul­tores y cor­ta­dores de caña a pro­ducir más.

La cosecha de la caña de azú­car suele comen­zar en noviem­bre y se extiende has­ta mayo en Cuba, pero este año la may­oría de los inge­nios abrieron en diciem­bre y cer­raron prin­ci­p­ios de enero debido a la fal­ta de repuestos y caña. “No recu­per­arán el tonela­je per­di­do y lo más prob­a­ble es que se retrasen aún más, ya que los prob­le­mas son estruc­turales y de larga data”, dijo el exper­to azu­carero local con­sul­ta­do por Reuters en la nota referi­da.

Var­ios informes pub­li­ca­dos en el diario ofi­cial Gran­ma mostraron que provin­cias clave en la pro­duc­ción de azú­car, inclu­idas Vil­la Clara, Las Tunas y Cien­fue­gos, están muy por deba­jo de las metas de pro­duc­ción de la caña de azú­car. Otros informes y fuentes locales indi­caron que la pro­duc­ción en los 35 inge­nios azu­careros cubanos se encuen­tra retrasa­da, en un esce­nario de proyec­ciones en el que Cuba había des­ti­na­do unas 500.000 toneladas de azú­car para el con­sumo inter­no y plane­a­ba vender a Chi­na 400.000 toneladas.

Fuente: