FAO | Los precios de los alimentos bajaron en agosto por quinto mes consecutivo

El organismo reporta una disminución de la mayoría de los productos de referencia, como cereales, aceites vegetales, productos lácteos y carne, aunque recuerda que los costos son todavía muy superiores a los de hace un año. La producción mundial de cereales disminuiría en un 1,4 %, con respecto al año anterior.

El índice de pre­cios de los ali­men­tos  descendió por quin­to mes con­sec­u­ti­vo y e promedió 138 pun­tos en agos­to, un reg­istro infe­ri­or en un 1,9% respec­to a julio, pero muy por enci­ma ‑7,9%- del con­tabi­liza­do hace un año, infor­mó este viernes la Orga­ni­zación de las Naciones Unidas para la Ali­mentación y la Agri­cul­tura (FAO).

El indi­cador refle­ja la variación men­su­al de los pre­cios inter­na­cionales de la ces­ta de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios más com­er­cial­iza­dos.

Así, los pre­cios de los cereales dis­min­uyeron un 1,4 % respec­to al mes ante­ri­or, un descen­so impul­sa­do por la reduc­ción del 5,1 % de los pre­cios inter­na­cionales del tri­go. Esta mer­ma se debió a la mejo­ra de las per­spec­ti­vas sobre su pro­duc­ción en Améri­ca del Norte y Rusia, así como por la reanudación de las exporta­ciones de gra­no des­de los puer­tos ucra­ni­anos en el Mar Negro.

Los cos­tos medios del arroz se man­tu­vieron esta­bles durante el mes de agos­to, mien­tras la coti­zación de los cereales secun­dar­ios cre­ció lig­era­mente ‑un 0,2 %- por el aumen­to de los pre­cios mundi­ales del maíz, deriva­do de unas condi­ciones de cul­ti­vo cál­i­das y secas en la Unión Euro­pea y Esta­dos Unidos, aunque esa alza se com­pen­só con el descen­so de los pre­cios de la ceba­da y el sor­go.

El pre­cio de los aceites veg­e­tales bajó un 3,3 % con respec­to a julio, situán­dose en un niv­el lig­era­mente infe­ri­or al de agos­to de 2021. Los costes mundi­ales del aceite de soja crecieron mod­er­ada­mente por el temor a las condi­ciones atmos­féri­c­as des­fa­vor­ables para su pro­duc­ción en Esta­dos Unidos; no obstante, la subi­da se com­pen­só gra­cias al descen­so de las coti­za­ciones de los aceites de pal­ma, gira­sol y colza, así como de los envíos de aceite de gira­sol des­de los puer­tos de Ucra­nia.

Los pro­duc­tos lácteos redu­jeron su cos­to un 2%, aunque con­tinúan un 23,5 % por enci­ma del val­or reg­istra­do en agos­to de 2021. Los pre­cios mundi­ales del que­so aumen­taron por déci­mo mes con­sec­u­tivom­ien­tras que los de la leche dis­min­uyeron ante las expec­ta­ti­vas de un aumen­to de la ofer­ta de Nue­va Zelan­da, pese a la menor pro­duc­ción láctea en Europa occi­den­tal y Esta­dos Unidos.

El val­or de la carne descendió un 1,5 % des­de julio, aunque sigue estando un 8,2 % por enci­ma del val­or reg­istra­do doce meses atrás, mien­tras que los pre­cios del azú­car bajaron un 2,1 % y alcan­zaron su niv­el más bajo des­de julio de 2021, debido prin­ci­pal­mente al aumen­to del límite de exportación en la India y la caí­da de los pre­cios del etanol en Brasil.

Se prevé un descenso significativo en la producción de cereales para 2022

La FAO pre­vé que la pro­duc­ción mundi­al de cereales dis­min­uya en 38,9 mil­lones de toneladas, o un 1,4 %, con respec­to al año ante­ri­or, según se desprende de su nue­va nota infor­ma­ti­va.

La revisión a la baja se debe may­ori­tari­a­mente a los cereales secun­dar­ios, ya que se espera que los rendimien­tos del maíz en la Unión Euro­pea caigan un 16 % por deba­jo de su media quin­que­nal debido al calor y la sequedad.

En cam­bio, la agen­cia elevó su pre­visión sobre la pro­duc­ción mundi­al de tri­go con respec­to a su últi­mo informe de julio has­ta los 777 mil­lones de toneladas, un descen­so que se con­sid­era “insignif­i­cante” respec­to a 2021, y con­segui­do gra­cias a un niv­el de cose­chas “sin prece­dentes” en Rusia y a las condi­ciones mete­o­rológ­i­cas prop­i­cias en Améri­ca del Norte. Se pre­vé que la pro­duc­ción mundi­al de arroz descien­da un 2,1 % respec­to al máx­i­mo históri­co alcan­za­do en 2021.

El con­sumo mundi­al de cereales para el perío­do 2022–23 se cifra aho­ra en 2792 mil­lones de toneladas, mien­tras que se proyec­ta que sus exis­ten­cias glob­ales al cierre de la cam­paña de 2023 se con­traigan en un 2,1 %, has­ta los 845 mil­lones de toneladas.

Fuente: News ONU.