Exportadores de café, sorgo, y azúcar esperan ingresos récord

Altos precios de los commodities, beneficiarán a algunos productos nicaragüenses de exportación

Los pro­duc­tores de sor­go, azú­car y café en Nicaragua esper­an obten­er altos ingre­sos en con­cep­to de exporta­ciones en el pre­sente año. Los dos primeros, por causa de incre­men­tos en la pro­duc­ción ‑y los pre­cios- esper­a­dos. El ter­cero, gra­cias a los buenos pre­cios, si es que estos se mantienen, porque la cosecha en algu­nas partes del norte del país, fue menor de lo esper­a­do.

Dados sus pequeños aportes a la pro­duc­ción mundi­al de cualquier cosa, Nicaragua, como cualquier país de Cen­troaméri­ca, es lo que se denom­i­na ‘tomador de pre­cios’, esto es, que como no está en la capaci­dad de impon­er las condi­ciones, debe res­ig­narse a vender sus pro­duc­tos al pre­cio que el mer­ca­do esté dis­puesto a pagar.

El café y el azú­car están entre los cin­co primeros pro­duc­tos de exportación del país. En el caso especí­fi­co del café, se espera una reduc­ción total de 10% a 15% en la pro­duc­ción del gra­no, porque las copiosas llu­vias que acom­pañaron a los hura­canes Eta y Iota, favorecieron las condi­ciones para afecta­ciones por roya, además que en algu­nas zonas se reportó llu­via de grani­zo en abril.

Eso llevó a una dis­min­u­ción de casi 50% en la cosecha en Nue­va Segovia, lo que rep­re­sen­ta 400 000 a 500 000 quin­tales, a lo que se suman pér­di­das esporádi­cas en Mata­gal­pa y Jinote­ga. A pesar de esos datos neg­a­tivos, aún se espera que la cosecha total supere los tres mil­lones de quin­tales.

La bue­na noti­cia es que los pre­cios del café siguen sobre 200 dólares por quin­tal, por lo que se pre­vé que el rubro ‑que nun­ca había lle­ga­do a 500 mil­lones de dólares expor­ta­dos en un año nat­ur­al- obten­ga ingre­sos que oscilen entre 600 mil­lones a 700 mil­lones de dólares en 2022.

Se espera un com­por­tamien­to sim­i­lar en el azú­car, si se cumple la expec­ta­ti­va de obten­er 900 000 quin­tales más, y el prome­dio anu­al pasa de 14 a 19 dólares por quin­tal. Los datos del Cen­tro de Trámites de las Exporta­ciones (Cetrex), mues­tran un aumen­to de 18.4% en el pre­cio de ven­ta, que entre enero y abril pasó de 38 a 45 cen­tavos por kilo expor­ta­do.

Fran­cis­co Var­gas, direc­tor ejec­u­ti­vo de la Aso­ciación Nacional de Pro­duc­tores de Sor­go (Anprosor), dijo que pre­vén sem­brar unas 20 000 man­zanas, lo que impli­ca un crec­imien­to de 20% con respec­to al año pasa­do (la cosecha ter­mi­na en enero), gra­cias, bási­ca­mente, al repunte inter­na­cional de los pre­cios: las menores exporta­ciones por la guer­ra en Ucra­nia, y las com­pras de Chi­na, hicieron subir el pre­cio, inclu­so en el mer­ca­do local, donde el quin­tal se vende entre 16 y 18 dólares, con­tra los 12 a 14 dólares que costa­ba antes.

El alto costo de producir

Si los tres rubros cita­dos antes tienen en común la expec­ta­ti­va de pre­cios inusual­mente altos para sus pro­duc­tos de exportación, hay otro ele­men­to que com­parten los tres: los altos cos­tos de pro­duc­ción. En espe­cial, la parte que cor­re­sponde a los agro­quími­cos que se requieren para cuidar ‑e incre­men­tar- los cul­tivos.

Un econ­o­mista que accedió a hablar con CONFIDENCIAL, a condi­ción de man­ten­erse en el anon­i­ma­to, alertó que “el mer­ca­do inter­no de Nicaragua está expuesto a la estanflación”, por causa de la cri­sis logís­ti­ca glob­al, exac­er­ba­da por la guer­ra en Ucra­nia, que “encar­ece los pre­cios de los com­modi­ties, muchos de los cuales se usan para pro­ducir, como los fer­til­izantes, que son muy nece­sar­ios en el sec­tor agrí­co­la y pecuario”.

El resul­ta­do se refle­ja en la estruc­tura de cos­tos de pro­duc­ción, porque “al subir los cos­tos suben los pre­cios, y dis­min­uye el poder de com­pra, porque los salarios se mantienen, (o no suben) al mis­mo rit­mo. Al dis­minuir el con­sumo mer­man las com­pras, lo que incide en una menor pro­duc­ción. Es un tema de expec­ta­ti­vas”, ilus­tró.

Si bien siem­pre existe la opción de pro­ducir para expor­tar, la fuente recuer­da que “no todos los pro­duc­tos nicaragüens­es son de exportación, además que abrir mer­ca­dos no es algo que se haga de la noche a la mañana. A veces requiere muchos años”. De for­ma adi­cional, señaló que “cada nica que emi­gra, cada tur­ista que no lle­ga, cada famil­ia que es más pobre, cada nue­vo tra­ba­jador infor­mal, es un con­sum­i­dor menos”.

De regre­so al tema de los fer­til­izantes, las fuentes señalan cómo el quin­tal de urea pasó de 800 a 2500 cór­dobas, y cómo el hecho que los fer­til­izantes nitro­ge­na­dos hayan trip­li­ca­do su val­or, impacta direc­ta­mente en la estruc­tura de cos­tos de cualquier ali­men­to que crez­ca o se cul­tive en el país.

“El Ban­co no nos finan­cia el sobre­cos­to de los fer­til­izantes”, detal­ló Var­gas, para agre­gar que esto ele­va los cos­tos que el pro­duc­tor debe cubrir con su pro­pio dinero, aunque esti­ma que  “el mejor pre­cio que con­seguimos, nos per­mite cubrir estos incre­men­tos”.

Difícil creer datos oficiales

Dieciséis de las diecisi­ete activi­dades que mide el Índice Men­su­al de Activi­dad Económi­ca (IMAE), crecieron entre enero y mar­zo de 2022. La úni­ca excep­ción fue la agri­cul­tura, cuya dis­min­u­ción de 3.4% “se debió a menores labores en caña de azú­car, gra­nos bási­cos y otros pro­duc­tos agrí­co­las”, según el reporte prepara­do por el Ban­co Cen­tral de Nicaragua (BCN).

El reporte del Ban­co indi­ca que “la economía man­tu­vo su sen­da de crec­imien­to, al reg­is­trarse en la serie orig­i­nal del IMAE un crec­imien­to de 4.8% con relación a mar­zo de 2021, [y] de 5.8% en el acu­mu­la­do enero-mar­zo” de 2022. El prob­le­ma es que des­de hace años, tan­to los pro­duc­tores como los econ­o­mis­tas dudan de la fia­bil­i­dad de esos datos.

“Los datos del BCN nun­ca han sido con­fi­ables”, expli­ca un exper­to en temas agrí­co­las, que pidió man­ten­er su nom­bre en reser­va. “Ellos nun­ca van a los cam­pos. Se basan en lo que les repor­tan los CPC de las zonas de cul­ti­vo. En años ante­ri­ores, “ellos aco­mod­a­ban los datos que nosotros les dábamos”, recordó.

Otra fuente dijo ‑tam­bién des­de el anon­i­ma­to- que “antes, el BCN hacía encues­tas en las fin­cas para actu­alizar datos. Has­ta 2017 o 2018, todavía lle­ga­ban los téc­ni­cos del Mag­for, pero ya no”. Antes, los pro­duc­tores sabían en qué fin­cas esta­ban los téc­ni­cos, y se com­partían la infor­ma­ción. Aho­ra “quizás hacen algún muestreo a través de las coop­er­a­ti­vas para hac­er sus proyec­ciones”, o hablan con los ben­efi­cios de café para cal­cu­lar los mon­tos expor­ta­dos.

Pero Var­gas, de Anprosor, opina que los datos que pre­sen­ta el Ban­co “están acer­ta­dos en un 90%”, al menos en rubros como sor­go, maíz, fri­jol, gana­do, avi­cul­tura”, porque ve a los téc­ni­cos lle­gar a las unidades pro­duc­ti­vas a hac­er su tra­ba­jo estadís­ti­co.

Fuente: confidencial.com.ni