Desabastecimiento y altos precios internacionales suben 17% el precio interno del azúcar

Si bien el precio internacional de azúcar se ha venido recuperando desde octubre de 2020, los exportadores no han podido aprovecharlo

Siguen las parado­jas en el agro, y esta vez el turno es para el sec­tor cañicul­tor, pues aunque hay una recu­peración en los futur­os del azú­car en la Bol­sa de Nue­va York, los pro­duc­tores nacionales no la están aprovechan­do. Además, por la escasez del pro­duc­to en los cen­tros de abas­to, el pre­cio inter­no subió 17%.

En con­cre­to, el pre­cio inter­na­cional con corte a 27 de mayo de 2021 se mantiene en US$0,17 la libra, con una mejoría, pues a prin­ci­pio de año se man­tenía en nive­les de US$0,15.

Este alza en los pre­cios inter­na­cionales ha gen­er­a­do otro fenó­meno y es la pre­sión al alza de los pre­cios inter­nos del azú­car, ya que esto, auna­do a las imposi­bil­i­dad de mover el pro­duc­to por el país, ha hecho que los pre­cios may­oris­tas del azú­car estén en nive­les altos en 15 de los 16 mer­ca­dos en los que se com­er­cial­iza.

Así, al revis­ar los pre­cios del Sip­sa del Dane, el azú­car, en prome­dio, ha subido 17%. Esto, debido a que entre el 24 y 30 de abril los pre­cios en los mer­ca­dos may­oris­tas del país esta­ban en un prome­dio de $2.600, mien­tras que, en la sem­ana del 15 al 21 de mayo, el pre­cio llegó a $3.050, en prome­dio.

Y, si bien esto tiene afec­ta­do los bol­sil­los de los colom­bianos, lo cier­to es que la reper­cusión va mucho más allá, ya que de la pro­duc­ción de azú­car y de la caña se deri­va el fun­cionamien­to de muchas otras indus­trias, como la de con­fitería y la de com­bustibles.

“Ya no hay mucho del azú­car para con­sumo nor­mal y para proce­sa­dos. Eso ha hecho que los pre­cios sub­an y los que se ter­mi­nan ben­e­fi­cian­do son los que tienen inven­tar­ios para com­er­cializar fuera del Valle. Además, está entran­do azú­car impor­ta­do y eso es lo que tiene el pre­cio alto”, dijo Jorge Bedoya, pres­i­dente de la SAC.

El líder gremi­al tam­bién resaltó que el prob­le­ma no solo rad­i­ca en la imposi­bil­i­dad de mov­i­lizar el pro­duc­to, sino tam­bién de proce­sar­lo, ya que los blo­queos no han per­mi­ti­do que la cade­na pro­duc­ti­va de la caña de azú­car siga su cur­so nor­mal.

Regre­san­do al tema de las exporta­ciones, el sec­tor que solo entre enero y febrero de este año movió 107.049 toneladas de azú­car, está en la mis­ma situación de los cafi­cul­tores, pues aunque podrían aprovechar la recu­peración de los pre­cios de la Bol­sa, esto se ha imposi­bil­i­ta­do por la paráli­sis que hay en el Valle del Cau­ca, depar­ta­men­to que con­cen­tra 66% de la pro­duc­ción de caña, y por los prob­le­mas que han surgi­do en el Puer­to de Bue­naven­tu­ra, des­de donde aún no han podi­do salir los pro­duc­tos.

“Es lo mis­mo que está pasan­do con los cafeteros. Mejor pre­cio, mejor tasa de cam­bio, pero los camiones no pueden lle­var el pro­duc­to y el agra­vante es que ellos ni siquiera han podi­do pro­ducir”, dijo Bedoya.

Cabe resaltar que esta indus­tria que agru­pa 16 grandes inge­nios pro­duc­tivos ha tenido que parar sus opera­ciones por com­ple­to, e inclu­so, Clau­dia Calero, pres­i­den­ta de Aso­caña men­cionó a través de sus redes sociales que el cierre de todos los inge­nios gen­era con­se­cuen­cias para la dinámi­ca lab­o­ral y económi­ca del país.

“Man­i­fes­ta­mos nues­tra aper­tu­ra y dis­posi­ción a par­tic­i­par en los diál­o­gos que nos lleven a con­stru­ir una agen­da social incluyente. Es pri­or­i­tario com­pren­der que lo que está en juego es el empleo de miles de famil­ias”, dijo Calero.