MÉXICO | ¿Por qué está subiendo el precio del azúcar? Productores revelan la razón

En lo que va de 2023 el precio de este insumo se ha incrementado para los consumidores. incluso en las centrales de abasto

En las últi­mas dos sem­anas el pre­cio del azú­car se dis­paró has­ta en un 37% debido a las espec­u­la­ciones de un posi­ble desabas­to, sin embar­go, la Cámara Nacional de las Indus­trias Azu­car­era y Alco­holera (CNIAA) ase­guró que la pro­duc­ción de este pro­duc­to está garan­ti­za­da en Méx­i­co.

A niv­el inter­na­cional se ha empeza­do a espec­u­lar que el cam­bio climáti­co prop­i­cia­rá una baja en la pro­duc­ción de caña de azú­car lo que afec­tará a los país­es expor­ta­dores, sin embar­go, la indus­tria mex­i­cana aclaró que mantiene sus nive­les de 5.2 mil­lones de toneladas.

No obstante, la CNIAA recono­ció que en lo que va del año el pre­cio de este insumo se ha incre­men­ta­do para los con­sum­i­dores. Inclu­so en las cen­trales de abas­to se ha pre­sen­ta­do este fenó­meno.

Hum­ber­to Jas­so Tor­res, pres­i­dente de la CNIAA expu­so que se creó una bur­bu­ja espec­u­la­ti­va que ha lle­va­do a un alza de pre­cios para el públi­co en los establec­imien­tos com­er­ciales y tam­bién en las tien­das locales.

“Hay una bur­bu­ja espec­u­la­ti­va en coti­za­ciones de azú­car en las cen­trales de abas­to y anaque­les, mis­mas que han adquiri­do nive­les irreales e injus­ti­fi­ca­dos por las cifras de ofer­ta y deman­da”, señaló.

Pese a que los inge­nios azu­careros enfrentaron algunos prob­le­mas en la zafra de este año, la pro­duc­ción mantiene buenos nive­les y se tra­ba­ja para ade­lan­tar la próx­i­ma cosecha de caña de azú­car.

“No exis­ten ele­men­tos para con­cluir que existe un desabas­to en el país, cuan­do efec­ti­va­mente hemos sido y seguimos sien­do un pro­duc­tor exce­den­tario de azú­car”, ase­guró la Cámara Nacional.

Para “com­bat­ir la espec­u­lación irra­cional”, se con­tem­pla ade­lan­tar el ciclo en las 800 mil hec­táreas de caña plan­tadas en nue­stro país.

Además, alertó a sus miem­bros afil­i­a­dos y com­pradores sobre la apari­ción de por­tales de inter­net fal­sos donde se ofrece azú­car a bajos pre­cios, “engañan­do al con­sum­i­dor y real­izan­do una sim­u­lación de ven­ta”.

Cuáles son los estados de México productores de azúcar

De acuer­do con la Sec­re­taría de Agri­cul­tura y Desar­rol­lo Rur­al, la caña de azú­car se cul­ti­va en 267 munici­p­ios de 15 enti­dades fed­er­a­ti­vas y los inge­nios azu­careros se abaste­cen de aprox­i­mada­mente 170 mil pro­duc­tores agrí­co­las.

Los prin­ci­pales esta­dos pro­duc­tores de azú­car en Méx­i­co son Puebla, More­los, Chi­a­pas, Jalis­co, Michoacán de Ocam­po, Col­i­ma, Sinaloa, Nayarit, Ver­acruz, Campeche, Oax­a­ca, Quin­tana Roo, Tabas­co, San Luis Poto­sí y Tamauli­pas, de acuer­do con datos de la zafra 2022/2023.

Esta indus­tria gen­era 500 mil empleos direc­tos y 2.4 mil­lones de indi­rec­tos en zonas rurales de esos 267 munici­p­ios.

Históri­ca­mente, los inge­nios han sido una parte impor­tante de la economía mex­i­cana, y aunque en los últi­mos años han surgi­do pro­duc­tos susti­tu­tos como la fruc­tosa deriva­da del maíz, el con­sumo de azú­car se con­sid­era todavía como parte de la canas­ta bási­ca.

De acuer­do con los reportes has­ta 2021, la agroin­dus­tria de la caña de azú­car rep­re­sen­tó 0.50% el Pro­duc­to Inter­no Bru­to (PIB) nacional y gen­eró un gran número de fuentes de tra­ba­jo.

Este sec­tor aportó 3.01% de la indus­tria man­u­fac­tur­era, 16.74% del PIB de la indus­tria ali­men­ta­ria y 6.21% del PIB agropecuario.

Por todas estas razones, en 2023 el gob­ier­no fed­er­al emi­tió un decre­to para estable­cer el 22 de agos­to como Día del Cañero, con el fin de garan­ti­zar la pro­mo­ción de las condi­ciones para lograr el desar­rol­lo de la agroin­dus­tria de la caña de azú­car, impul­sar la gen­eración de empleo y bien­es­tar de la población rur­al y for­t­ale­cer su par­tic­i­pación en el desar­rol­lo nacional.

Pero tam­bién se sabe que el corte man­u­al de la caña de azú­car expone fac­tores de ries­go físi­co, eléc­tri­co, quími­co, mecáni­co, loca­ti­vo, ergonómi­co, biológi­co y psi­coso­cial, los cuales rep­re­sen­tan una alta prob­a­bil­i­dad de enfer­medades y acci­dentes de tra­ba­jo, por lo que, el Gob­ier­no fed­er­al procu­ra la inclusión y el respeto de los dere­chos humanos.

Fuente: Infobae.